Teruel
Suscríbete

pandemia

CHA quiere que el Ayuntamiento de Escucha reclame al exalcalde el dinero que destinó a test covid no homologados

La formación nacionalista señala que Luis Fernando Marín ignoró las advertencias del Gobierno aragonés. 

El portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Escucha, Javier Carbó.
El portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Escucha, Javier Carbó.
Heraldo.es

El portavoz de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Escucha, Javier Carbó, ha denunciado la “arbitraria e irresponsable” decisión del exalcalde Luis Fernando Marín al destinar 4.840 euros a la compra de test rápidos para diagnóstico en la detección de la covid-19 el 27 de abril de 2020, “que no han podido ser utilizados por no ser compatibles con los requisitos del sistema público de Salud del Gobierno de Aragón”. Marín, elegido alcalde en las últimas elecciones locales en las filas de Cs, fue desbancado de la Alcaldía en una moción de censura el pasado diciembre impulsada por su propio partido y que fue apoyada por CHA. Tomó el bastón de mando Héctor García, también de Cs.

“Las arcas municipales no tienen por qué soportar los perjuicios económicos causados por la decisión unilateral del exalcalde”, ha señalado Carbó. El grupo municipal de Chunta Aragonesista ha presentado una iniciativa para que el Consistorio inicie de oficio un expediente de reclamación y reposición de esta cantidad, destinada a la compra de 500 unidades de test covid-19 IGG/IGM CASSETTE C/25, “contra el criterio del Gobierno de Aragón y de la Secretaría del Ayuntamiento”.

Además, Carbó considera pertinente aceptar la reclamación de la empresa Fertinagro y proceder a la devolución de la donación de 5.000 euros ofrecida como gesto de solidaridad para paliar las consecuencias de la pandemia. “Es evidente que no han sido utilizados para los fines con los que se ofreció”, señala.

El portavoz de CHA considera gravísimo que el ex-alcalde hiciera caso omiso al escrito del Gobierno de Aragón, que señalaba que “las entidades locales deben ceñirse a las competencias municipales, no siendo en ningún caso la función municipal la realización de test o pruebas”.

También se saltó el reparo de la Secretaría del Ayuntamiento, al haberse omitido la tramitación de expediente de contrato menor y no encontrarse por tanto justificada ni la necesidad, ni la aprobación del gasto, ni la justificación de que no se estaba alterando el objeto del contrato.

“Aun con todas las advertencias, el exalcalde decidió seguir adelante con la compra de los test, que actualmente siguen almacenados en su domicilio particular”, explica Javier Carbó, quien recuerda que él mismo ha reconocido en el pleno municipal haber utilizado “muchísimos”, contra todo criterio técnico, “para que no caduquen”. “Es imprescindible para la salud democrática del municipio que Luis Fernando Marín sufrague de su propio bolsillo el coste de su polémica decisión”, ha finalizado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión