Despliega el menú
Teruel

bares y hostelería

Andrés Barcelón, bar La Cabaña de Alcañiz: “Estamos viviendo la peor situación en nuestros 40 años de historia”

Teruel, Alcañiz y Calatayud estrenaban el pasado jueves nuevas restricciones. Unas medidas que, para el sector de la hostelería, están suponiendo “todo un descalabro”.

Andrés Barcelón e Isaac Valero, propietarios del bar La Cabaña de Alcañiz.
Andrés Barcelón e Isaac Valero, propietarios del bar La Cabaña de Alcañiz.
Heraldo

El pasado 28 de enero entraban en vigor las nuevas restricciones para tratar de frenar la expansión de la pandemia en Teruel, Alcañiz y Calatayud, localidades que estaban confinadas perimetralmente desde el 16 de enero. Entre otras medidas adoptadas por el Gobierno de Aragón, se volvía a prohibir el uso de interiores en locales y establecimientos hosteleros -lo que ha supuesto el cierre de aquellos negocios sin terraza- al tiempo que se limitaba el horario de apertura hasta las 18 de lunes a domingo.

Según confirmaba hace unos días la Asociación de Empresarios Turísticos del Bajo Aragón a HERALDO, en Alcañiz, la facturación en la hostelería bajaba durante la última semana entre el 48% y el 100% si se compara con las mismas fechas de 2020. Unos datos que reflejan la difícil situación que atraviesa el sector en una localidad donde la incidencia acumulada a siete días superaba las 1.400 en Alcañiz.

Y a pesar de todo, en el bar La Cabaña, ubicado en el número 39 de la avenida de Aragón, sus propietarios se resisten al cierre al que parece abocarles esta crisis sanitaria, a punto de cumplir un año desde su llegada a nuestro país. “Hace dos años tomamos la decisión de jubilarnos cuando pudiésemos, pero jamás imaginamos que fuéramos a vivir un final tan duro”, admite Andrés Barcelón.

Y es que, Barcelón regenta este local desde hace 40 junto a su socio Isaac Valero. A día de hoy dan trabajo a 5 personas. Ante las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno de Aragón, aseguran que no les quedan muchas opciones: “Vivimos la situación con mucha resignación pues no hay nada que podamos hacer ante esto”. Sin embargo, lamenta que se tomen medidas sobre las cuales no se tiene muy clara su efectividad. “Nadie puede asegurar que estas restricciones mejoren la situación de crisis sanitaria. La hostelería es uno de los sectores donde más medidas se vienen aplicando desde el principio, pero somos de los más castigados”, critica.

Tanto Barcelón como su socio han vivido varias crisis. La de 1993 y la de 2008, pero asegura que están viviendo “la peor situación en nuestros 40 años de historia, ya que está suponiendo una pérdida económica y emocional tremendas. No solo ha sido nuestro modo de vida, en tanto tiempo hemos creado una familia a la que poco a poco estamos perdiendo”. Y es que, a pesar de que sendas crisis económicas fueron muy duras, afirman que la actual no tiene parangón.

El reto: sobrevivir a la pandemia

“En ambos casos vimos mermar nuestros beneficios y fueron muy complicadas, pero ninguna como esta. Ahora no hay beneficio tan solo pérdidas”, lamenta, al tiempo que reconoce que en esta ocasión, el reto está siendo la supervivencia del negocio mientras esperan a que pase la tormenta. Hoy, con el interior del establecimiento cerrado y la terraza al 50%, tan solo pueden dar servicio a 24 personas al mismo tiempo, eso si el tiempo lo permite. “El día que el tiempo no acompaña… la recaudación es ridícula, lo que no es excusa para que cada trimestre lleguen los impuestos y los gastos”, señala el hostelero.

“Afortunadamente, nosotros ya casi vemos la meta, pero para los compañeros que apenas empezaban o para aquellos que están a mitad del camino vemos un futuro muy duro como no se corrija esta situación. Creo que el Gobierno debería dar un mejor ejemplo a la hora de hacer las cosas”, opina el propietario en cuanto a la gestión, al tiempo que afirma que hacen falta medidas urgentes para salvar al sector de la hostelería. 

Etiquetas
Comentarios