Despliega el menú
Teruel

historia

Espacio Municipalista propone homenajear a los trabajadores forzados que reconstruyeron Teruel tras la Guerra Civil

En torno a trescientos presos republicanos se encargaron en la posguerra de desescombrar la capital y reedificarla.

Calles vacias en Teruel por el estado de alarma. Plaza San Juan. Foto Antonio Garcia/bykofoto. 25/03/20 [[[FOTOGRAFOS]]][[[HA ARCHIVO]]]
La plaza de San Juan de Teruel, uno de los espacios reconstruidos con la participación de batallones de trabajadores.
Antonio Garcia/Bykofoto

El conejal de Espacio Municipalsita en el Ayuntamiento de Teruel, Zésar Corella, propondrá al pleno que el Consistorio exprese su reconocimiento al esfuerzo realizado por los batallones de trabajadores que se encargaron del desescombro de la ciudad tras la Guerra Civil y de su reconstrucción en las décadas siguientes. Corella plantea también rendir homenaje a estos obreros levantando un monumento en su memoria en el parque de Los Fueros, un lugar en el que desarrollaron su labor. 

El edil ha explicado que desde 1938, con la recuperación de la ciudad por las tropas franquistas tras la batalla de Teruel, empezaron a llegar batallones de trabajadores formados por presos republicanos a los que se asignó la reconstrucción de la capital. Según los cálculos de Zésar Corella, en torno a 250 obreros con este origen desarrollaron su trabajo en la ciudad en condiciones penosas de forma continuada

Corella ha señalado que, además de en la capital, hubo batallones de trabajadores en otras localidades de la provincia, como Aguaviva, Alcañiz, Alcotas, Bezas, Caminreal, Cella, Cretas, La Puebla de Híjar, Rubielos de Mora, Sarrión y Valderrobres

En la capital turolense, se encargaron de acondicionar el convento de Capuchinos como su propio alojamiento. El concejal explica que los integrantes de estos batallones que operaron en la ciudad eran "presos políticos" que, en ocasiones, ni siquiera habían sido sometidos a ningún tipo de juicio. Ha añadido que su alojamiento y sus condiciones laborales fueron pésimas, con mala alimentación y vestido, además de sufrir malos tratos. 

A su juicio, la ciudad "tiene pendiente" un reconocimiento público para estos obreros, cuyo papel apenas ha sido recogido en las publicaciones sobre la posguerra turolense y sobre la labor de Regiones Devastadas, el organismo público encargado de la reconstrucción. El concejal de EM ha señalado que, a pesar de la dureza de las condiciones de vida de estos trabajadores, algunos de ellos se asentaron definitivamente en la ciudad. 

Etiquetas
Comentarios