Despliega el menú
Teruel

TEruel

La línea de autobuses Teruel-Madrid duplica los servicios y estrena un trayecto semidirecto

Samar, la  nueva compañía, aumenta de una a dos las frecuencias diarias en ambos sentidos, mejorando la conexión de Teruel, sin tren a Madrid

Autobús de Samar.
Autobús de Samar.
Samar

La nueva compañía que se ha hecho cargo de la línea regular de autobuses de Teruel a Madrid, Samar, haduplicado la frecuencia del servicio al pasar de una a dos relaciones diarias en cada sentido entre ambas ciudades. La medida entra en vigor el próximo lunes e incluye también la implantación de un servicio semidirecto al día que acortará notablemente el tiempo de trayecto, pues el autobús -el primero de la mañana- solo recogerá pasajeros en Monreal del Campo, Molina de Aragón, Maranchón, Alcolea del Pinar y Guadalajara, frente a las más de 30 paradas que efectuarán los demás vehículos.

Así, desde la semana que viene, los turolenses podrán ir a Madrid de lunes a sábado a las 7.45 y a las 14.00, mientras que los domingos los autobuses saldrán a las 11.00 y a las 17.00. Para regresar a Teruel desde la capital española, el horario de lunes a sábado son las 8.30 y las 14.00, y los domingos, las 11.00 y las 17.00. La mayor frecuencia de autobuses mejorará la conexión de Teruel, la única capital española sin tren a Madrid.

Este aumento de los servicios devuelve el transporte público por carretera entre Teruel y Madrid a los niveles de antes de la pandemia de coronavirus, pero lo sigue manteniendo muy por debajo del número de frecuencias que existían antes de 2018. En esos momentos, había cuatro autobuses al día en cada sentido más un servicio directo los lunes, miércoles y viernes -subvencionado por la DGA- que reducía el trayecto a tres horas y media frente a las casi cinco horas que emplean los autobuses con paradas intermedias.

Cuando en 2018 el Ministerio de Fomento renovó la concesión de la línea, se perdieron expediciones. La empresa que tomó entonces las riendas del servicio, IRB, se quejó pronto de que la línea era deficitaria a causa de la despoblación y de que el Gobierno aragonés había retirado la ayuda, lo que le obligaba -dijo- a realizar ajustes. La llegada de la covid y las restricciones a la movilidad fueron la puntilla para los autobuses Teruel-Madrid y para la empresa, que entró en un proceso de concurso de acreedores.

Samar, que ya gestionó la línea Teruel-Madrid antes de IRB, también modifica a partir del próximo lunes los horarios de los autobuses entre Teruel y Valencia -un servicio del que igualmente es titular-, si bien este trayecto se mantiene con las mismas frecuencias que ahora, dos relaciones al día en cada sentido y una los sábados y los domingos. No obstante, también esta comunicación por carretera ha perdido intensidad, pues hace solo cinco años había a lo largo del día 5 autobuses para ir a Valencia y otros tantos para regresar.

Gerardo Martínez, conductor de autobús de Samar que lo fue también de IRB mientras esta compañía gestionó la línea Madrid-Teruel-Valencia, recuerda que hace una década había 14 chóferes en la zona mientras que ahora solo quedan tres. "Es cierto que la gente coge cada vez más su coche para viajar, pero creo que sería muy conveniente analizar bien las necesidades de los viajeros para intentar aumentar la demanda de los autobuses", explica.

Según Martínez, habría que reforzar el servicio los fines de semana para dar respuesta a los estudiantes que regresan a Teruel el viernes y vuelven a Madrid o Valencia el domingo. En cuanto a la línea Teruel-Madrid, cree que el verdadero problema es el excesivo tiempo que tarda el autobús en hacer el recorrido y apela a la búsqueda de una solución.

Etiquetas
Comentarios