Despliega el menú
Teruel

No hay fecha para la reapertura de la línea ferroviaria Teruel-Zaragoza, cortada por un desprendimiento en un túnel de Calamocha

El desprendimiento de la bóveda del túnel se produjo en el momento en que circulaban por su interior un convoy de 15 vagones y 440 metros de longitud que se dirigía a Valencia.

Un operario examina la cabina del tren de mercancías atrapado en el túnel, aplastada por los cascotes.
Un operario examina la cabina del tren de mercancías atrapado en el túnel, aplastada por los cascotes.
Jorge Escudero

El tráfico ferroviario permanece interrumpido desde las 05.17 de este miércoles entre Teruel y Zaragoza como consecuencia del hundimiento de parte del techo de un túnel situado entre Calamocha y la pedanía de Navarrete. El desprendimiento de la bóveda alcanzó a la locomotora de un tren de mercancías de la compañía Transfesa que circulaba en la dirección Zaragoza-Valencia causando heridas leves al maquinista, que fue evacuado al hospital Obispo Polanco de la capital turolense y donde fue dado de alta tras ser atendido en Urgencias.

El desprendimiento de la bóveda del túnel se produjo en el momento en que circulaban por su interior un convoy de 15 vagones y 440 metros de longitud que se dirigía a Valencia. Los cascotes aplastaron la cabina de la locomotora, lo que provocó heridas en la cabeza de uno de sus dos ocupantes. Aunque, los bomberos del parque de Calamocha recibieron la información de que el maquinista estaba atrapado en la locomotora, cuando llegaron al lugar del siniestro tanto él como su acompañante estaban ya fuera del tren, el primero de ellos con una herida en la cabeza.

Siguiendo instrucciones del maquinista, los bomberos penetraron en el túnel para apagar el motor de la locomotora del mercancías, que seguía en marcha y emitiendo gases. Finalmente, aseguraron el freno de emergencia para evitar que se desactivara y el convoy siguiera avanzando sin control. A las 10.00 llegó al lugar una locomotora que procedió a la extracción de parte del tren accidentado por la boca del túnel más próxima a Calamocha, mientras que el resto del convoy fue extraído desde el extremo opuesto.

Tras el rescate del tren accidentado, personal de Adif procedió a evaluar los daños para su reparación con el propósito de restablecer el servicio «lo más pronto posible», aunque, de momento, no hay una previsión concreta de reapertura de la línea.

Renfe dispuso un servicio alternativo de transporte por carretera entre las estaciones de Cariñena (Zaragoza) y Teruel –salvo el último tren Zaragoza-Teruel, que se llevó a cabo íntegramente en autobús–. La interrupción del servicio ferroviario afectó a 400 pasajeros durante toda la jornada.

Desde Adif señalaron en un comunicado que el túnel, de 700 metros de longitud, fue objeto de una reparación del revestimiento el año pasado durante las obras de mejora de la línea que mantuvieron interrumpida la circulación durante cuatro meses. Desde el organismo ferroviario, descartaron una mala ejecución del «saneamiento puntual» realizado y aclararon que las causas del derrumbe están por determinar.

El hundimiento del túnel se veía venir por su "lamentable" estado de conservación, según denunció en el verano de 2019 un informe de la Plataforma en Defensa del Ferrocarril y Teruel Existe. Un portavoz de la Plataforma, Francisco Gómez, señaló que el resultado del saneamiento de esta infraestructura "no ha sido bueno", como evidencia el accidente. Gómez advirtió de que si el hundimiento del techo se hubiera producido una hora y media después, al paso de un convoy de pasajeros, las consecuencias podrían haber sido más graves porque el chasis de los trenes de pasajeros es más frágil que el de los mercancías.

El portavoz de Teruel Existe, Manuel Gimeno, afirmó que el problema de fondo de la línea radica en su diseño propio "del siglo XIX", lo que la hace proclive a las averías, un riesgo que se acreciente con el creciente tráfico de mercancías que se registra entre Zaragoza y Valencia.

Gimeno criticó la pasividad del Gobierno ante el deterioro de la línea en general y del túnel de Calamocha en particular a pesar de haberse denunciado desde la Plataforma del Ferrocarril y Teruel Existe ante el propio presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y ante todos los organismos implicados en el tráfico ferroviario. Para el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Pepe Polo, la vía no responde a los parámetros de calidad actuales y es urgente su sustitución por el anunciado eje de altas prestaciones Cantábrico-Mediterráneo. 

Etiquetas
Comentarios