Teruel
Suscríbete por 1€

minería

La cuenca de Andorra reclama los proyectos de la "transición justa" para paliar el cierre de la térmica

Los alcaldes denuncian que en 2016 la Mesa de la Minería aprobó 25 proyectos para zonas mineras con 16 millones de inversión que sigue sin arrancar.

Trabajadores de la central Termica de Andorra (Teruel) se manifiestan a las puertas de la central en la salida de unturno de trabajadores que hoy se quedan en paro tras el cierre de la central. Foto Antonio garcia/Bykofoto. 30/06/20 [[[FOTOGRAFOS]]][[[HA ARCHIVO]]]
El último turno de trabajadores de la central térmica de Andorra abandonó la planta el pasado junio.
Javier Escriche

La cuenca minera de Andorra afronta 2021 sumida en la incertidumbre tras el cierre de la central térmica de Endesa el pasado junio. Aunque ha habido numerosas promesas y compromisos políticos dentro de la denominada "transición justa" a una economía descarbonizada, pocas acciones se han concretado. Cada 4 de diciembre, día de Santa Bárbara, los pueblos mineros de todo el territorio honran a su patrona y tratan de olvidar, al menos por unas horas, la crítica situación que atraviesan. No obstante, dado el carácter reivindicativo del sector y atendiendo al contexto actual, el pasado viernes fue inevitable hacer balance de lo que ha supuesto este año para la minería, marcado también por las restricciones de la covid.

El cierre de la central térmica de Andorra el 30 de junio terminó por dar carpetazo al carbón en una zona que lleva décadas dependiendo de esta fuente económica para mantener la población. Aunque la actividad lleva reduciéndose desde hace varios años, que la chimenea dejase de echar humo hace ya cerca de seis meses ha afectado muy negativamente al territorio puesto que, al menos por el momento, no hay alternativas capaces de absorber todo el empleo y actividad que generaba la planta térmica.

Aunque proyectos e iniciativas hay encima de la mesa –140 propuestas de más de 69 agentes sociales, empresariales, políticos y económicos del territorio, según el Ministerio de Transición Ecológica–, no se produce ningún avance que permita desarrollarlos. En su calendario actualizado este mes de noviembre, la vicepresidencia cuarta del Gobierno recoge que «próximamente» se hará público el «diagnóstico definitivo» tras un proceso participativo que habría terminado el «7 de junio de 2020». Son las fechas que barajan en Madrid y que vaticinan muy buenas intenciones pero que, al menos por el momento, se traducen en muy pocas –o casi ninguna– realidad.

Este año, el Ministerio sólo ha convocado en cuanto a inversiones mineras el fondo de siete millones de euros para municipios afectados por el cierre de centrales térmicas en España, para el que Andorra ha presentado la ampliación de la residencia y la dotación de redes de agua, luz y gas a zonas de monte público; pero todavía no está resuelto.

Algunos de los proyectos con los que cuenta el Ministerio para la cuenca de Andorra dentro de esas 140 propuestas pertenecen al capítulo de infraestructuras del Plan del Carbón 2013-2018, pero todavía no se han firmado los convenios que permitan su puesta en marcha. Son 25 proyectos para Aragón con un presupuesto que asciende a algo más de 16 millones de euros que ya recibieron en 2016 el visto bueno de la Mesa de la Minería. Entre ellos, está la ampliación del Balneario de Ariño, el camping municipal de Estercuel y la residencia de Atadi en Alcorisa.

Alcaldes hartos de esperar

Todos los alcaldes y presidentes comarcales llevaban años esperando el desbloqueo de estas iniciativas y, ahora, todo son "exigencias administrativas" para seguir adelante. Piden agilidad y eficacia para poder comenzar cuanto antes a crear empleo, puesto que la mayoría de las iniciativas tienen este fin principal. Llevan un mes enviando papeles y documentos que les exigen para firmar las subvenciones comprometidas.

Al parecer, el bloqueo ahora parte de Madrid. "Es el Gobierno de España el que tiene que dar el pistoletazo de salida a los fondos y hay que exigirle rapidez", declara el alcalde de Ariño, Joaquín Noé, durante la celebración de los actos por Santa Bárbara, que se limitaron el pasado viernes –por las restricciones de la covid-19– a una misa con aforo reducido, la emisión de un pregón y la entrega de regalos a los niños del colegio por parte de la Asociación Pozo Corral Negro y Samca.

En su caso, destacó que en Ariño la falta de trabajo se está solventado con la puesta en marcha de la planta de fertilizantes de Samca que, aunque todavía no ha iniciado la producción, ya acoge personal y mueve maquinaria en vacío. La fábrica de abonos, que aprovechará materias primas de la zona, generará 125 empleos.

En el caso de Estercuel, donde el proyecto del camping municipal empieza de cero, al papeleo se suman autorizaciones de suelo urbano y del servicio de Turismo de la Comarca Andorra Sierra de Arcos. "Son documentos que no habíamos solicitado porque no sabíamos que nos los iban a pedir. Lo vamos a solucionar, pero entendemos que hace dos años que podían habernos requerido todo esto", recalca el alcalde, Joaquín Lahoz.

Harto está también el presidente de la comarca Cuencas Mineras, José María Merino. Tiene aprobados por la Mesa de la Minería de Aragón tres proyectos que corren prisa. El más importante, la construcción de una nave para albergar una planta de reciclaje de plásticos que generará 50 puestos de trabajo.

"La empresa lleva años esperando. Da la sensación de que no hay interés de que vayan los proyectos adelante", denuncia Merino. Reclama "agilidad" a la hora de apostar por los proyectos generadores de empleo en el medio rural. "Si ya de por sí nos cuesta mucho traer la inversión a nuestros pueblos, no nos pueden tener un montón de tiempo esperando", lamenta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión