Teruel
Suscríbete por 1€

agua

Protesta vecinal en la presa de Los Toranes contra el cierre de la toma de agua que permite regar en Olba

Iberdrola baja la compuerta que parte del embalse, sobre el que pesa una orden de derribo al caducar la concesión hidroeléctrica.

Protesta de vecinos, regantes y ecologistas del Valle de Olba por el cierre de la acequia del Diablo en la presa hidroelectrica de Los Toranes en el rio Mijares, que abastece el Valle. Foto Antonio Garcia/Bykofoto. 02/12/20[[[FOTOGRAFOS]]]
Vecinos de Olba piden explicaciones a los empleados de Iberdrola que cierra las compuertas.
Antonio Garcia/Bykofoto

Un grupo de vecinos de Olba se ha concentrado este miércoles en la presa de Los Toranes, en el río Mijares a su paso por Albentosa, para tratar de impedir el cierre de las compuertas del canal que deriva aguas del pantano a la central hidroeléctrica de Iberdrola en San Agustín, que ha dejado de funcionar. Los participantes, en torno a una treintena, han denunciado que dejar sin caudales el canal elimina también el riego a través de la acequia del Diablo, que se alimenta de sobrantes de la planta hidroeléctrica y que discurre por Olba, Albentosa y San Agustín.

Dos empleados de Iberdrola han cerrado la conexión de la presa con el canal para la central. Algunos de los concentrados les han pedido explicaciones por su actuación, que deja sin riego 48 hectáreas de huerta, pero los empleados han señalado que se limitan a cumplir las instrucciones de la empresa. La concesión de caudales para el aprovechamiento hidroeléctrico acaba de caducar y, como consecuencia, la Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica ordenó la semana pasada la demolición de la central y de la presa de Los Toranes para devolver el río a su estado original.

Protesta de vecinos, regantes y ecologistas del Valle de Olba por el cierre de la acequia del Diablo en la presa hidroelectrica de Los Toranes en el rio Mijares, que abastece el Valle. Foto Antonio Garcia/Bykofoto. 02/12/20[[[FOTOGRAFOS]]]
Protesta de vecinos junto al pantano de Los Toranes
Antonio Garcia/Bykofoto

La protesta ha sido convocada por la Plataforma Acequias Vivas, que defiende la permanencia del embalse de Los Toranes como la única formula de mantener el riego de las huertas y también como recurso para la lucha contraincendios. El pantano, con medio hectómetro cúbico de capacidad, se construyó en los años cincuenta del siglo XX para derivar sus reservas a la planta de Iberdrola.

La portavoz de Acequias Vivas, Elena Benito, ha criticado la celeridad con la que se ha cerrado la compuerta del canal de la central –aprovechado también para el riego– porque, tras la resolución de derribo de la presa, se abre un plazo de un mes para presentar recursos de alzada por las partes afectadas. La huerta de la acequia del Diablo se queda sin agua para regar, pero este canal se utiliza también en algunas viviendas como abastecimiento de agua para uso doméstico.

Elena Benito ha señalado que a la urgencia de presentar el recurso de alzada se suma ahora la derivada de la falta de agua para riego. Ha agregado que no existe ninguna solución viable para reponer el suministro a la acequia del Diablo porque las alternativas son demasiado costosas para una comunidad de regantes "sin músculo económico". Benito ha añadido que algunos propietarios de huertos están desolados ante la imposibilidad de seguir con el cultivo de regadío.

Una de las participantes en la protesta, Estela Montañana, ha explicado que en su casa, la masía de La Hoz, el agua para uso doméstico procede de la acequia y la electricidad, de la central de San Agustín, dos recursos que ahora desaparecen y cuya reposición le costará "un dineral". Otro vecino, José Manuel Salvador, ha calificado la demolición prevista de "barbaridad" porque convertirá una zona de huerta "en secano". La Plataforma Acequias Vivas planea convertirse en asociación para seguir con las acciones para evitar la demolición de la presa, entre ellas presentar una queja ante el Defensor del Pueblo.

Vecinos de todas las edades han participado en la movilización.
Vecinos de todas las edades han participado en la movilización.
Antonio Garcia/Bykofoto

La orden de demolición de la Dirección General del Agua cuenta con el respaldo de colectivos ecologistas que señalan que eliminar el pantano incrementará el caudal del río y mejorará su conectividad y su estado de conservación general. Los grupos conservacionistas señalan que la supresión del pantano permitirá ampliar la reserva natural fluvial del nacimiento del Mijares hasta Olba, una calificación inviable con la presa. Aclaran que la concesión de agua para la acequia del Diablo no se cuestiona con la orden de eliminar el embalse, que se llevará a cabo desmontando la estructura y sin recurrir a las voladuras.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión