Despliega el menú
Teruel

patrimonio

La restauración de la iglesia de San Francisco de Teruel destapa la entrada a dos criptas, una de ellas con huesos

La existencia de las estancias estaba documentada pero no se conocían su ubicación y accesos.

Entrada a una cripta descubierta en la iglesia de San Francisco de Teruel.
Entrada a una cripta descubierta en la iglesia de San Francisco de Teruel.
Heraldo.es

Las catas arqueológicas realizadas en la iglesia de San Francisco de Teruel con motivo de las obras de restauración que ha iniciado el Departamento de Vertebración del Territorio han destapado las entradas a dos criptas que estaban documentadas pero cuya ubicación y acceso se desconocían. Uno de los enterramientos, localizado en la nave central, ha aportado restos óseos, mientras que otro, situado en el ábside, está relleno de escombros.

Una de las criptas es de tres metros de ancho por tres y medio de largo con una profundad de 0,7 metros. Está cubierta por un sencillo forjado, sobre el cual descansa el pavimento actual. Desde el Gobierno aragonés señalan que se procederá a documentar el hallazgo y a protegerlo antes de seguir con la renovación del suelo prevista dentro de las fases tercera y cuarta de la restauración, ahora iniciadas.

La cripta de menores dimensiones es la que se ha localizado en el ábside del templo. Mide 0,45 metros por 0,62 con una profundidad de 0,75. Parte de los cascotes que colmatan la oquedad serán retirados para poder documentar las características de este enterramiento antes de volverlo a cubrir. Por el momento, está sin precisar la datación concreta de las dos estancias funerarias.

La iglesia de San Francisco, construida entre 1392 y 1492, es el único ejemplo de gótico mediterráneo de la ciudad y uno de los mejores representantes de esta corriente arquitectónica en toda la provincia. Destaca, entre otros aspectos, por el monumental rosetón de la fachada principal. Su última restauración, que reparó los destrozos de la Guerra Civil, se remonta a los años sesenta del siglo XX.

La directora general de Vivienda y Rehabilitación, Verónica Villagrasa, ha señalado la importancia de la restauración en marcha, que completará las dos fases anteriores, abordadas desde 2017. El presupuesto de las fases tercera y cuarta asciende a 412.042 euros, con un plazo de ejecución de ocho meses. La financiación corre a cargo del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE), al igual que las anteriores intervenciones.

El proyecto de la tercera y cuarta fases, ejecutado por Estudio Métodos de la Restauración S. L., ha sido redactado por el arquitecto José María Sanz y contempla la sustitución del pavimento, que está muy deteriorado, la instalación de un nuevo sistema de calefacción por suelo radiante, la restauración de la parte inferior de los muros interiores y de las vidrieras, así como de las tracerías de piedra que las sustentan. Las piezas de vidrio se desmontarán para restaurar en talleres, mientras que las tracería se repararán ‘in situ’. 

Etiquetas
Comentarios