Despliega el menú
Teruel

patrimonio

La DGA licita la restauración de la iglesia de Lechago para atajar los continuos desprendimientos

La intervención, con un presupuesto de 324.774 euros, saneará las humedades y acometerá otras actuaciones pero deja pendiente el campanario.

El campanario de Lechago, rodeado de vallas para evitar accidentes por desprendimientos.
El campanario de Lechago, rodeado de vallas para evitar accidentes por desprendimientos.
Jorge Escudero

El Departamento de Vertebración del Territorio licita la restauración de la iglesia de Santo Domingo de Silos de Lechago, una pedanía de Calamocha, para sanear su estructura y acabar con los continuos desprendimientos del templo y, particularmente, de su campanario de estilo mudéjar. La obra sale a concurso por 324.774 euros con un plazo de ejecución de cinco meses. Las empresas interesadas en llevar a cabo esta demandada actuación pueden presentar sus ofertas hasta el próximo 11 de noviembre.

La intervención atenderá a los problemas estructurales, pero no podrá culminar la reparación del templo. Los autores del proyecto, Sergio Izquierdo y Javier Sanz, advierten de que quedarán pendientes actuaciones como una "intervención integral de la torre". El deterioro del campanario es uno de los aspectos que más preocupan en la localidad porque sus ladrillos y elementos cerámicos causan continuos desprendimientos sobre las calles adyacentes con el consiguiente peligro de accidentes.

El templo, del siglo XVII, destaca por su torre mudéjar de ladrillo. La obra a concurso se centrará en trabajos de saneamiento para eliminar las humedades, la consolidación de la estructura y en la sustitución de la cubierta.

El proyecto, licitado por la sociedad pública Suelo y Vivienda de Aragón, incluye la inspección de la torre, la elaboración de un informe sobre su estado y ejecutar trabajos de limpieza y rejuntado "puntuales" para evitar más desprendimientos.

El proyecto señala que los ladrillos perdidos "podrían estar afectando a la estabilidad de la torre", además de que el deterioro comporta "riesgo de caídas de estos elementos que podrían resultar peligrosos en las inmediaciones para los viandantes". La afección derivada de la erosión del mortero es "generalizada" en la fábrica del campanario.

El secretario de la Asociación de Amigos de Lechago –que reivindica desde hace años la restauración–, Pedro Roche, valora positivamente la licitación, pero matiza que dada la envergadura de los problemas que presenta la iglesia, sobre todo en el campanario, la inversión prevista no será suficiente para culminar al reparación. "La torre está muy mal y hay un riesgo importante de caída de ladrillos que se desprenden", lamenta Roche.

Pedro Roche recalca que la restauración del campanario debería abordarse de inmediato y de forma "exquisita" de acuerdo "a su valor monumental como ejemplo del arte mudéjar". El dirigente de la Amigos de Lechago explica que la inestabilidad del campanario obligó a colocar una valla a su alrededor para evitar accidentes, pero como los fragmentos que caían rebotaban a larga distancia, se terminó por disponer una malla en torno a la torre para evitar los desprendimientos.

La memoria descriptiva del templo alerta de la presencia de grietas en distintas estructuras del monumento, de reparaciones llevadas a cabo con materiales inadecuados y de la afección de la vegetación en algunos lugares. El documento alerta de que los aleros presentan síntomas de inestabilidad. Indica también que el maderamen que soporta la cubierta presenta problemas de conservación.

La memoria señala también que ante las filtraciones de la cubierta se procedió a "reparaciones e intervenciones poco afortunadas que más bien han ido generando lesiones de todo tipo". Critica en concreto la ejecución de un andador de forma "incorrecta".

Etiquetas
Comentarios