Despliega el menú
Teruel

infraestructuras

El PAR reclama la búsqueda de acuíferos para afrontar futuras sequías en Teruel

Propone realizar cinco sondeos de investigación en el entorno de la ciudad y convertir uno de ellos en un pozo de explotación. 

Embalse del Arquillo, Sequia /22-11-17/foto:Javier Escriche [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
El pantano del Arquillo de Teruel durante la sequía de 2017.
Javier Escriche

El grupo del PAR en el Ayuntamiento de Teruel reclama la realización de cinco sondeos de investigación en acuíferos del entorno de la ciudad para buscar reservas que ayuden a diversificar el abastecimiento urbano en caso de sequía. Los aragonesistas defenderán en el pleno previsto para este viernes una propuesta de resolución que recuerda los graves problemas de sequía soportados por la capital turolense en 2017 y 2018 y consideran necesario tomar medidas para reforzar el suministro urbano con prospecciones en busca de agua y con la construcción de un pozo de explotación que pueda complementar las actuales captaciones del pantano del Arquillo y de los pozos de San Blas. 

El portavoz del PAR, Julio Esteban, advierte en su propuesta que el cambio climático apunta a que las situaciones de sequía se repetirán en el futuro y serán más extremas. Ante esta expectativa, aboga por "diversificar" las fuentes de abastecimiento de la ciudad. Plantea la ejecución de cuatro sondeos de investigación en el acuífero Javalambre-Escandón -dos de ellos en el puerto de Escandón y otros dos cerca de Valdecebro- y un quinto en la zona de Los Baños. Recuerda que existe un proyecto disponible del geólogo Pascual Cañada para ejecutar las cinco perforaciones. Propone convertir uno de ellos en un pozo de explotación. 

El grupo aragonesista repasa las últimas situaciones de sequía vividas en la ciudad, en especial la de 1994 y 1995, que obligó a construir una nueva captación en el pantano del Arquillo al quedarse la original por encima del nivel del agua. Repasa lo ocurrido en la sequía de 2017 y 2018, cuando debido a la caída de las reservas embalsadas hubo que recurrir a los pozos de San Blas para cubrir las necesidades de la ciudad y, además, se restringió el consumo con medidas como cortar el agua de todas las fuentes públicas, suspender el baldeo de calles y limitar el riego de las zonas verdes. 

Etiquetas
Comentarios