Despliega el menú
Teruel

Sucesos

La avioneta que apareció en 2018 estrellada en Valdecebro y sin rastro del pasaje había sido robada ocho meses antes en Alemania

El informe final del Ministerio de Transportes sobre el siniestro señala que la aeronave se pudo usar para cometer "algún tipo de ilícito penal".

Miembros de la policia nacional revisan los retos de la avionetaquemada que aparecio ayer en Valdecebro. foto Antonio Garcia/bykofoto.23/11/18 [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Técnicos de la Policía Nacional inspeccionan los restos de la avioneta siniestrada en Valdecebro
Antonio Garcia/Bykofoto

La avioneta que se estrelló el 22 de noviembre de 2018 en Valdecebro, una pedanía de Teruel, y que fue descubierta calcinada por un vecino sin rastro del pasaje había sido robada ocho meses antes del siniestro en un hangar del aeropuerto de Pohlheim (Alemania), además de llevar una matrícula falsa, dos elementos que refuerzan la sospecha policial de que la aeronave se dedicaba a alguna actividad ilegal, que podría ser el narcotráfico.

La información sobre el origen del avión, las irregularidades que presentaba y los pormenores del accidente que provocó su destrucción se recogen en el informe final sobre el siniestro que ha publicado la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) del Ministerio de Transportes.

El estudio la Ciaiac constata que la matrícula de la avioneta siniestrada, una Aerospool Dynamic WTA, era falsa y había sido "clonada ilegalmente" de una avioneta matriculada en la República Checa y de la que difería en el color y en la forma de las alas. Según la Policía, había partido de Brighton (Reino Unido), aunque se desconoce el destino, el recorrido y el motivo del vuelo.

Aunque la aeronave descubierta en Valdecebro había ardido tras estrellarse, se podía leer su matrícula, OK-OUU 55, que resultó ser falsa y corresponder a una avioneta checa que se encontraba en el aeródromo alemán de Reidelbach.

La investigación oficial constata también que el número de serie del motor había sido manipulado. La placa identificativa no correspondía al fabricante, mientras que la numeración que pudo localizarse tras una limpieza «en profundidad» permitió constatar que se trataba de la avioneta robada en marzo de 2018 en Pohlheim, fabricada en 2015.

La Ciaiac considera que, dadas las irregularidades apreciadas en la avioneta accidentada, esta "pudo ser utilizada para cometer algún tipo de ilícito penal". El aparato había sido robado y presentaba rotulaciones, tanto de matrícula como de numeración del motor, falsas, además de que "desde el punto de vista de operación aérea también era altamente irregular".

La pista abandonada en la que intentaba aterrizar la avioneta cuando se estrelló no presentaba indicios de haber sido utilizada recientemente en otros aterrizajes y despegues. La Ciaiac descarta que la aeronave hubiera explotado al estrellarse y no puede precisar si ardió accidentalmente o si las personas que la ocupaban "provocaron intencionadamente el fuego".

La avioneta fue descubierta semicalcinada y sin ningún "vestigio biológico", como aclara la Ciaiac. La aeronave se disponía a aterrizar en una pista de tierra de la Guerra Civil en desuso cuando se estrelló. El o los pasajeros de la nave –de dos plazas– se esfumaron sin dejar rastro y su identidad y la motivación de su accidentado viaje sigue siendo un misterio dos años después.

El caso, archivado en los juzgados

El Juzgado de Instrucción número 1 de Teruel archivó provisionalmente el caso abierto por el accidente de la avioneta Aerosool Dynamic WT9 que se estrelló en Valdecebro en 2018 sin que se encontrara ningún rastro de sus ocupantes ni de la carga que transportaba. La investigación judicial se podría retomar si aparecieran nuevas pruebas.

La investigación policial sigue abierta, como ha señalado una portavoz de la Comisaría Provincial. Fuentes policiales indicaron en distintos momentos respecto a este caso que se había establecido colaboración con las policías del Reino Unido –Brighton, al sur de Inglaterra fue el origen del vuelo que terminó de forma accidentada en Teruel– y de Alemania, así como con la Interpol. La Policía contempla la posibilidad de que la aeronave siniestrada perteneciera a una red internacional de tráfico de drogas, aunque, de momento, es solo una hipótesis.

La avioneta fue localizada calcinada en la mañana del 22 de noviembre de 2018 por un vecino de Valdecebro. El accidente pudo ocurrir a primera hora de la madrugada o en la noche anterior. Aunque había cierta visibilidad por la luna llena, el piloto no detectó el cable que cortaba el acceso a la pista de tierra donde pretendía aterrizar, el tren de aterrizaje se enganchó en la sirga y la aeronave se estrelló.

La avioneta Aerospool Dynamic WTA se fabricó en Eslovaquia. Tiene capacidad para 2 personas y su peso máximo es de 450 kilos –pesa 290 kilos en vacío–. Su envergadura de alas es de 9 metros y su longitud de 6,4. Cuando un vecino localizó el aparato calcinado junto a un camino, no había fuego ni humo y los restos estaban fríos. Nadie vio el accidente ni escuchó nada extraño. El lugar está alejado de Valdecebro y a 2,5 kilómetros de Teruel.

Etiquetas
Comentarios