Despliega el menú
Teruel

Duelo de recogida de firmas en una plataforma digital por la presa de Los Toranes en el Mijares

La Comunidad de Regantes de Olba quiere salvar el pantano y ‘El Mijares no se toca’, demolerlo.

Imagen de la presa de Los Toranes, en el río Mijares, a su paso por Albentosa.
Imagen de la presa de Los Toranes, en el río Mijares, a su paso por Albentosa.
Heraldo

Los planes de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) de derribar la presa de Los Toranes, en el río Mijares a su paso por Albentosa, al haber caducado la concesión de sus caudales para la explotación hidroeléctrica, ha movilizado a los vecinos de la zona a favor y en contra de la eliminación del embalse. Entre las iniciativas que se han puesto en marcha figuran dos recogidas de firmas a través del portal Change.org con fines contrapuestos. La Comunidad de Regantes de Olba quiere salvar el polémico pantano y la plataforma vecinal ‘El Mijares no se toca’, demolerlo.

Los partidarios de la conservación argumentan que la presa alimenta la Acequia del Diablo, que riega 48 hectáreas entre Olba, Albentosa, Sarrión y San Agustín. Según recalcan, este canal de riego es, además, muy útil para combatir los incendios forestales en una zona como Olba de alto riesgo y donde, de producirse, comportan un grave peligro para la población dada la cercanía del bosque a los núcleos urbanos y las malas comunicaciones para una evacuación.

La Comunidad de Regantes de la Acequia del Diablo, los ayuntamientos de Olba, Albentosa y San Agustín y la Comarca de Gúdar-Javalambre han alegado en contra de la demolición. Señalan que la afección ambiental que pudo causar el pantano está ya amortizada y advierten de la pérdida de regadíos y de la utilidad de la acequia para la prevención y extinción de incendios.

Los regantes aclaran que, aunque su concesión de aguas permanezca con el derribo, les sería imposible explotarla porque la captación original quedó inutilizada por un derrumbamiento y actualmente toman los caudales de la presa de Los Toranes. Sin ella, consideran inviable económicamente la captación de agua para riego. Añaden que la demolición acabará con un histórico aprovechamiento hidroeléctrico y con el ecosistema particular derivado de la existencia de la presa.

Por la calidad del agua

Los sectores que abogan por la demolición, liderados por la plataforma vecinal ‘El Mijares no se toca’, argumentan que la eliminación de la presa restablecerá la continuidad del ecosistema fluvial y mejorará la calidad de las aguas del río. Señalan que la Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica plantea el derribo del pantano. Según los datos que manejan, renovar el aprovechamiento hidroeléctrico es "inviable económicamente” por la inversión que requeriría la reparación de la presa y resultaría muy "dañino" para la calidad del agua. Dicen que existen "alternativas técnicas" viables para mantener el caudal de la Acequia del Diablo con un coste que cifran en 100.000 euros. Recuerdan que un informe de la propia Comarca de Gúdar-Javalambre aboga por la supresión del embalse.

La CHJ se muestra partidaria del derribo, como indica un portavoz del organismo de cuenca. "El criterio general de la Confederación es el derribo de la presa al caducar la concesión de sus caudales para recuperar la conectividad longitudinal del río". Aclaran que la última palabra la tiene, no obstante, la Dirección General del Agua.

Mientras la Administración competente decide sobre el futuro de la presa, sigue el duelo digital de recogidas de firmas. La campaña "La presa de los Toranes es ecológicamente muy útil. Salvémosla de su demolición", que arrancó primero, sumaba este sábado 894 firmas. Su rival, la recogida ‘Demolición de la presa de los Toranes para recuperar el río Mijares y sus acequias’ contaba ayer con 297 rúbricas.

Etiquetas
Comentarios