Despliega el menú
Teruel

Teruel

La antigua travesía de la N-232 en Alcañiz se abre al tráfico tras 8 meses cerrada por un derrumbe

La reparación, a cargo del Ministerio de Transporte, ha costado más de un millón de euros

Teruel
La carretera del Corcho de Alcañiz, antigua travesía urbana de la N-232, minutos después de ser reabierta al tráfico este viernes.
Laura Castel

Alcañiz reabrió este viernes al tráfico la zona del Corcho, una de sus principales circunvalaciones, después de ocho meses cerrada debido a un derrumbe provocado por el temporal Gloria en enero. La calle Muro de Santiago es la antigua travesía de la N-232, por lo que aún es de titularidad estatal y se ha hecho cargo de las obras el Ministerio de Transportes con una inversión de más de un millón de euros.

La borrasca Gloria provocó un derrumbe en la zona inferior de la ladera del cerro Pui Pinos –la más cercana al río–, un área que en abril de 2017 ya sufrió un importante deslizamiento de tierras que arrasó varias casas y obligó entonces a desalojar a 33 vecinos. Aquel suceso, que también obligó a tener el Corcho cerrado durante mucho tiempo, aún mantiene a varias familias fuera de sus domicilios, tres años y medio después.

Este viernes al mediodía se reabrió la vía al tráfico aunque aún había varios operarios trabajando en una zona por la que no transitan los coches. La reapertura se ha retrasado, ya que estaba anunciada para este verano. Se trata de una vía muy transitada y necesaria, sobre todo después de que a finales de mayo la principal arteria de la ciudad, la Avenida de Aragón, pasara a ser de un solo sentido para que las terrazas de bares contaran con más espacio. Un cambio que en principio iba a terminar el 30 de septiembre, pero que el Ayuntamiento ha decidido prolongar hasta el 1 de noviembre porque en octubre Alcañiz acogerá dos grandes premios de MotoGP que, aunque sin público en las gradas, moverán a unas 2.000 personas entre equipos y operarios.

"Vienen citas importantes y a la hostelería les beneficiará. Después volveremos a la anterior disposición, pero se abrirá un periodo de diálogo, queremos conocer la opinión de los hosteleros y comerciantes. Estamos valorando realizar una encuesta", afirma el alcalde, Ignacio Urquizu.

La reparación del Corcho comenzó con la excavación de la zona desplomada hasta encontrar una base estable sobre la que reconstruir el muro de contención. A continuación, se repuso la calzada, se consolidaron los tramos de muro contiguos al que se derrumbó, se mejoró el drenaje y se colocó una nueva tubería de agua de boca, que quedó arrastrada por el desplome. Cuando se cayó esta parte de la vía quedaron al descubierto unas tuberías de fibrocemento de los años 60 que se han cambiado por otras más actuales colocadas en el centro de la vía, donde están más protegidas.

Etiquetas
Comentarios