Despliega el menú
Teruel

Teruel

El bus Teruel-Madrid, en el aire tras entrar la empresa en concurso de acreedores

La compañía, que adeuda nóminas a sus empleados, responsabiliza de la crisis a la falta de ayudas oficiales y a la escasa población del territorio

Teruel
Viajeros procedentes de Madrid en la estación de autobuses de Teruel.
Jorge Escudero

El servicio de autobús Teruel-Madrid, que constituye el único medio de transporte público entre ambas ciudades al no haber tren, peligra después de que la empresa adjudicataria de la línea, IRB, haya entrado en concurso de acreedores. La compañía de transporte, que venía quejándose de graves pérdidas por falta de viajeros, adeuda a sus trabajadores dos mensualidades y paga con retraso a sus proveedores, por lo que el pasado 10 de septiembre inició el proceso judicial para resolver la situación económica de la sociedad.

Tras quedar suprimido completamente el servicio durante el confinamiento por la pandemia de covid, la conexión entre Teruel y Madrid se reanudó el pasado mes de junio, pero bajo mínimos. De los dos autobuses diarios en cada sentido que comunicaban las dos capitales, tras levantarse el estado de alarma se pasó a solo uno.

La situación actual hace casi imposible ir a la capital española y volver en el día desde Teruel, pues los viajeros llegan a Madrid a las 11.00 y tienen que coger el autobús de vuelta a las 15.00. Además, el recorte deja prácticamente a los estudiantes turolenses sin la opción de volver a casa los fines de semana, debido al escaso margen de tiempo que pueden permanecer en Teruel, poco más de 24 horas si se tiene en cuenta que llegan el viernes a las 19.30 y el domingo a las 13.30 deben coger el único autobús de regreso a Madrid.

El gerente de IRB, David López, quien informa de que la empresa ha entrado en concurso de acreedores, responsabiliza de la crítica situación del servicio a la falta de ayudas oficiales para el mantenimiento de una línea que atraviesa municipios con población envejecida y que, por tanto, generan poca demanda. "No me han ayudado a hacer sostenible la línea y ahora, quizá tendrán que ayudar a otra empresa y con un coste mucho más elevado", lamenta López, quien asegura "haber luchado con todo empeño por la competitividad de la conexión".

López recuerda que el Gobierno aragonés respaldó el servicio de autobús entre Teruel y Madrid hasta 2018, cuando cortó la subvención. En sus dos años y medio como concesionaria de esta línea de transporte regular, IRB ha venido reclamando apoyo económico de la DGA, pero la institución pública ha respondido invariablemente que no subvencionará una conexión de titularidad estatal debido a una cuestión de competencias.

David López expresa su confianza en que la crisis económica que atraviesa IRB no suponga la desaparición del servicio de transporte. Según afirma, el Gobierno central "tomará cartas en el asunto y propondrá a otra empresa que realice el trayecto entre las dos ciudades".

En la misma línea, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que visitó Teruel la pasada semana, afirmó a preguntas de los medios de comunicación que la empresa será "sustituida" por otrasi no puede prestar el servicio entre Teruel y Madrid.

El gerente de IRB insta al Gobierno central a "potenciar" la línea de autobús de Teruel a Madrid "habida cuenta de que estas ciudades carecen de conexión ferroviaria". "Debería ser obligado que las administraciones apoyaran esta conexión", subraya David López.

El gestor de la compañía de autobuses expresa su "perplejidad" por el aislamiento que sufre Teruel en materia de comunicaciones. Señala que la ciudad se encuentra cerca y equidistante de grandes capitales, como Madrid, Barcelona y Bilbao, lo que la hace merecedora, incluso, de un gran centro de logística a nivel nacional.

Etiquetas
Comentarios