Despliega el menú
Teruel

Teruel

"Me acorralaron, me sujetaron, me insultaron y uno de ellos me tocó"

La joven de Teruel que denunció haber sido víctima de una agresión sexual grupal reitera en el juicio su versión. Los acusados niegan los hechos

Teruel
Los tres acusados, en un momento del juicio celebrado este jueves en la Audiencia de Teruel.
Jorge Escudero

“Solo recuerdo que me acorralaron, me sujetaron, me insultaron y uno de ellos me tocó por dentro del pantalón; tuve muchísimo miedo. Me miraban como si quisieran violarme”. La joven de 28 años que denunció haber sido víctima de una agresión sexual en grupo la madrugada del pasado 4 de enero en los aseos de un bar de copas de la capital turolense reiteró este jueves en el juicio ante la Audiencia Provincial su versión de los hechos.

Según relató, fue al salir de los servicios del bar en el que estaba de fiesta junto con su novio, familiares y amigos, cuando tres jóvenes la abordaron. Contó que uno de ellos la sujetó por la espalda mientras otro le abrió el pantalón y le realizó tocamientos por encima de la ropa interior y un tercero no entró en contacto con ella pero presenció la agresión.

Explicó que, aunque inicialmente entró en estado de shock, luego reaccionó y logró zafarse del ataque y salir corriendo. La denunciante contó a sus acompañantes lo ocurrido, quienes llamaron a la Policía e incluso fueron en busca de los acusados, originándose una pequeña trifulca en la calle al reunirse con ellos. Cuando llegaron los agentes, estos detuvieron a dos de los presuntos agresores; el tercero huyó, si bien fue localizado ese mismo día por las indicaciones que proporcionaron sus dos amigos.

Los tres acusados, Ousmane C., Tambasa K. y Mamadou A., con edades entre 21 y 29 años y originarios de Guinea Conakry, están en prisión provisional desde principios de este año. Uno de ellos, Ousmane, es asilado y los otros dos compartían un piso de acogida de una oenegé. Todos ellos optaron este jueves por contestar solo a las preguntas de sus respectivas abogadas y negaron los hechos que se les imputan diciendo que no conocen de nada a la joven que los ha denunciado y que aquella noche no estuvieron en el bar en el que se sitúa lo ocurrido.

No obstante, la joven, protegida por un biombo, dijo en el juicio reconocer, una vez más, a cada uno de ellos. La exploración por un médico forense detectó en el cuerpo de la denunciante hematomas en los brazos, espalda y glúteos, además de un rasguño en la espalda. Las pruebas de ADN en la ropa de la mujer no encontraron, sin embargo, perfil genético de hombre.

El fiscal pidecinco años de cárcel para cada uno de los acusados y el pago entre todos ellos de una indemnización de 5.000 euros a la joven por los daños físicos y morales. La acusación pública sostuvo que el relato de la víctima es “coherente” y reúne “todos los elementos de credibilidad”, además de haber sido “corroborado por los testimonios periféricos”. Agregó que las penas demandadas son iguales para los tres por entender que en una agresión grupal la responsabilidad es la misma para todos.

La letrada de la acusación particular, Elisa Julián, solicitó ocho años de prisión para Mamadou A., a quien considera ejecutor de los tocamientos, y cinco años para los otros dos, además del pago solidario de una indemnización de 15.000 euros para su representada. Julián afirmó que la versión de su defendida fue “clara, segura y concreta”. Por su parte, las abogadas de los tres procesados, Patricia Loras y J. Martín, pidieron la absolución para sus defendidos alegando que la declaración de la víctima presenta “multitud de contradicciones” en cuanto a la hora del suceso, el lugar y las personas, pues inicialmente la víctima habló de cuatro agresores.

Etiquetas
Comentarios