Despliega el menú
Teruel

teruel

Un carril de la N-420 en Escucha lleva dos meses cortado por grietas y hundimientos

Los vecinos reclaman el arreglo de la vía, que une la Cuenca Minera con Teruel y el Bajo Aragón.

Carril cortado por agrietamientos en el puerto de San Just, Escucha [[[FOTOGRAFOS]]]
Carril cortado por agrietamientos en el puerto de San Just, Escucha 
Antonio García/bikofoto

Un tramo de un kilómetro del carril para vehículos lentos de la Nacional 420 a su paso por Escucha lleva cortado todo el verano a causa de las grietas y hundimientos aparecidos en esta vía la pasada primavera, probablemente debido a las intensas lluvias registradas en buena parte de la provincia durante esa época y en meses anteriores, cuando se produjo la temida Borrasca Gloria.

La carretera une las poblaciones de Escucha y Utrillas -en el corazón de las Cuencas Mineras- con la capital turolense y el Bajo Aragón. El alcalde de esta última localidad, Joaquín Moreno, reclama la reparación de esta vía de comunicación con urgencia por considerar que el tramo afectado por los desperfectos reviste un gran peligro para el tráfico.

Según señala, el agrietamiento del asfalto y las ondulaciones aparecidas en la calzada, sumado a la fuerte pendiente del tramo, obligan a los conductores a reducir la velocidad a solo 40 kilómetros por hora. La vía registra un intenso tráfico, no solo de turismos particulares con vecinos que acuden a los servicios médicos y hospitalarios de la capital turolense, sino también de camiones procedentes de las industrias de la zona, como la fundición Draxton, la cárnica Espuña o la empresa de fertilizantes Térvalis.

Ante la gravedad de la situación, Moreno ha enviado una carta al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma ) expresando su preocupación. «Es una carretera Nacional y llevamos varios meses padeciendo el mal estado en que se encuentra, debido al cual se circula por allí con gran peligrosidad», destaca el alcalde de Utrillas, localidad con más de 3.000 habitantes.

Según señala Moreno, la inestabilidad del terreno -donde este invierno llegó a acumularse un manto de nieve de un metro de altura- no se circunscribe al tramo de un kilómetro de carril lento de la N-420. Desde la cima del puerto de San Just en dirección descendente a Escucha y Utrillas ya se aprecia «que hay un deslizamiento de la ladera de la montaña de magnitud considerable». Recuerda el alcalde de Utrillas que la pasada primavera también quedó cortado el acceso al área de descanso de la fuente de San Just debido al derrumbe de gran cantidad de tierra del monte.

Desde el Mitma explican que ya han sido definidas unas obras «de emergencia» para reparar la carretera. El proyecto se ha dividido en dos lotes, uno de los cuales, valorado en 370.000 euros, permitirá obtener la información necesaria para acotar con precisión el problema mediante trabajos geotécnicos. Una segunda fase, con un coste de 880.000 euros, irá orientada a tratar el terraplén para poder restablecer la circulación con seguridad. El Mitma atribuye los desperfectos a una deformación del terreno que sostiene la carretera entre los puntos kilométricos 648,3 a 649,3, si bien destaca que sigue habiendo un carril para cada sentido.

Etiquetas
Comentarios