Despliega el menú
Teruel

infraestructuras

El Ayuntamiento de Teruel exige que el Cantábrico-Mediterráneo saque el tráfico de mercancías de la ciudad

Comunica al Ministerio de Transportes que mantener el trazado actual restará competitividad al nuevo eje e impide acceder a la vega del Turia.

El Ayuntamiento exige que las mercancías del Cantábrico-Mediterráneo no pasen por la estación actual.
El Ayuntamiento exige que las mercancías del Cantábrico-Mediterráneo no pasen por la estación actual.
Javier Escriche

El tráfico de mercancías del fuguro corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo debería discurrir por fuera de la ciudad de Teruel, lo que comportaría la construcción de una variante para dejar la capital libre de estos convoyes y limitar el uso de la actual estación a los pasajeros. Así se lo acaba de comunicar el Ayuntamiento al Ministerio de Transportes en respuesta a la consulta que este le remitió para conocer la situación urbanística del pasillo por el que discurrirá la línea de altas prestaciones entre Teruel y Zaragoza.

El Ayuntamiento le ha hecho saber al Ministerio de Transportes que, además de desviar los trenes de carga por el nordeste de la ciudad, deberá planificar una nueva estación de mercancías en el entorno de la Plataforma Industrial Teruel-Aragón (Platea), que, además, no deberá quedar en un fondo de saco sino con una vía "pasante" para minimizar la pérdida de tiempo y evitar la circulación a contramarcha.

La respuesta se enmarca en las consultas efectuadas por el Gobierno para conocer la situación normativa y de infraestructuras que afecta al pasillo de dos kilometros de ancho por el que discurrirá el Cantábrico-Mediterráneo, aunque el trazado preciso se conocerá cuando se termine el estudio informativo encargado a TPF Getinsa Euroestudios –se encargó en 2011, pero, inexplicablemente, había quedado aparcado hasta hoy–. La nueva línea, de doble vía electrificada, discurrirá, según las previsiones del Ministerio, por el mismo trazado del tren convencional actual, salvo en Encinacorba, donde se rectificará el recorrido, y en Cariñena, donde cabría un enlace con el tren Zaragoza-Madrid a la altura de Ricla.

La respuesta municipal se basa en el avance del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Teruel, en redacción. Este documento contempla una reserva de 363 hectáreas cerca de Platea y del aeropuerto de Teruel como posible destino de la estación de mercancías intermodal, que además estaría cerca del entronque previsto entre la futura autovía A-40 y la actual A-23. En este entorno, se reservan también 101 hectáreas para el desarrollo del aeropuerto, 79 para ampliar Platea y 69 para una planta de energía solar.

La alcaldesa, Emma Buj, explica que la respuesta al Ministerio de Transportes tiene en cuenta factores urbanísticos y también de "competitividad" del futuro corredor ferroviario, que si queda liberado del paso por la ciudad evitará los acusados desniveles para llegar a la estación de Teruel desde el puerto de Escandón o desde Cella.

Buj se muestra dispuesta a "dar la batalla" para conseguir la variante para las mercancías y adelanta que ha pedido una reunión con la presidenta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Isabel Pardo de Vera, para trasladarle las demandas municipales. Recordó que desde hace dos años ha pedido reunirse con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, con el mismo fin, sin resultado.

La alcaldesa muestra, no obstante, su preocupación porque el Ministerio de Transportes comunicara al Ayuntamiento "verbalmente" su intención de mantener el trazado del Cantábrico-Mediterráneo por la actual estación de Teruel. Considera imprescindible la derivación de las mercancías por un ‘bypass’ que discurra aproximadamente en paralelo a la A-23, por el nordeste de la capital.

La respuesta municipal a la consulta de Transportes considera "sorprendente" que el plano aproximado del trazado del Cantábrico-Mediterráneo entre Teruel y Zaragopza ni siquiera "entre a valorar" el estudio de un ‘bypass’ para las mercancías por el norte de la capital. El Ayuntamiento advierte de que para incorporar la variante será imprescindible "ampliar la zona de actuación" propuesta inicialmente por el Ministerio a la redactora del estudio informativo.

El Ayuntamiento argumenta también que eliminar las mercancias de la estación de Teruel liberará espacio ferroviario para otros usos en este emplazamiento y facilitará el acercamiento de la ciudad a la ribera del Turia, separados por el tendido del ferrocarril. El suelo libre de uso ferroviario se destinaría a reforzar el estacionamiento público y mejorar los equipamientos ciudadanos. La estación pasaría, según la previsión del nuevo PGOU, a tener carácter intermodal –con ferrocarril y autobús–, con lo que quedaría disponible para otros fines la actual terminal de buses.

La alcaldesa y el equipo que ha redactado la respuesa remitida al Ministerio de Transportes se reunieron el pasado miércoles con una delegación de la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel, que manifestó su total "coincidencia" con el planteamiento del Ayuntamiento. La coordinadora que aglutina a colectivos que luchan por la mejora del tren reclama también la salida de las mercancías del casco urbano y una nueva terminal de carga en Platea.

El Consistorio señala que el emplazamiento que propone para la estación de carga es adecuado por su proximidad a Platea, el aeropuerto y a la futura conexión entre la A-40 y la A-23, pero también por tratarse de un "terreno prácticamente llano" que facilitaría su ocupación ferroviaria.

Etiquetas
Comentarios