Despliega el menú
Teruel

infraestructuras

El aeropuerto de Teruel ejecuta cinco obras que cuestan 30 millones y ocuparán a 300 trabajadores a la vez

La explotación de los nuevos equipamientos duplicará la plantilla del complejo aeroportuario, hasta los 450 empleados.

Movimiento de tierras para construir una nave de pintura de aviones.
Movimiento de tierras para construir una nave de pintura de aviones.
Jorge Escudero

El aeropuerto de Teruel está inmerso en el programa de ampliación de instalaciones más ambicioso desde su inauguración en 2013. Cuarenta operarios trabajan ya en la construcción de un hangar para pintar aviones, en tres naves para pequeños aviones y en extender la plataforma y la campa de estacionamiento, pero, cuando las obras estén a pleno rendimiento, se alcanzará un máximo de 300 operarios para ejecutar infraestructuras presupuestadas en 30 millones de euros. La actuación más potente de las previstas, la construcción de un hangar con capacidad para contener dos Airbus A380 –el mayor avión de pasajeros actual–, arrancará el próximo mes de agosto con un presupuesto de 20,5 millones de euros.

Las obras más visibles actualmente son las del hangar de pintura y las de las tres naves destinadas a pequeños aviones. En el primer caso, se realiza el movimiento de tierras y en el segundo, las cimentaciones. El jefe de obras del hangar, Fernando Rivares, explica que ahora dirige a solo siete operarios, pero con el cerramiento de la nave se llegará a 40. Rivares indica que, aunque la ejecución fue adjudicada a Acsa Obras e infraestructuras, durante los trabajos se cuenta "lo más posible" con empresas de la zona. Para empezar, la excavación la lleva a cabo la turolense Construcciones Pedro Rodríguez. La estructura metálica llegará de Cataluña y las piezas prefabricadas de hormigón, de Zaragoza. Las obras tienen un plazo de ejecución de diez meses, pero la contratista aspira a no agotarlo.

El consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, presidente del Consorcio titular del aeropuerto de Teruel –formado por la DGA y el Ayuntamiento–, destaca que "en estos momentos se le está dando el impulso más fuerte, en materia de creación de nuevas infraestructuras, desde la creación del aeropuerto y seguimos planificando cómo crecerá". De hecho, el Consorcio ha puesto en marcha una ampliación de la Plataforma Aeroportuaria de Teruel-Aragón (PLATA) en 200 hectáreas "necesaria" para nuevas líneas de negocio, según Soro.

La próxima semana saldrá a concurso la concesión para aprovechar las últimas 15 hectáreas de la campa de estacionamiento disponibles. Tarmac-Aragón, el principal operador del aeropuerto, se perfila como el principal candidato para explotarlas. Actualmente, tiene 115 aviones aparcados para su conservación, muy cerca de agotar el espacio disponible. También ha manifestado su voluntad de pujar por la explotación del hangar de pintura y del superhangar para A380.

El director del aeropuerto, Alejandro Ibrahim, delante de las obras para construir tres naves destinadas a pequeños aviones.
El director del aeropuerto, Alejandro Ibrahim, delante de las obras para construir tres naves destinadas a pequeños aviones.
Jorge Escudero

El aeropuerto trabaja, no obstante, para diversificar su actividad. Acaba de recibir la autorización para recibir vuelos de pasajeros de hasta 19 plazas y el primer avión que la aprovechará llegará el próximo agosto. El director del aeropuerto, Alejando Ibrahim, explicó que desde hace tres años el Consorcio trabaja para conseguir también el permiso para vuelos de carga, una aprobación que llegará, previsiblemente, en 2021. Ibrahim señala que la posición "estratégica" de Teruel entre Zaragoza y Valencia puede hacer atractivo el aeropuerto para el tráfico de mercancías.

La ampliación de equipamientos e infraestructuras disparará también la plantilla estable de PLATA, que pasará de los 250 empleos actuales a 450. La explotación del superhangar generará por si sola 150 empleos directos, a los que habrá que sumar otros 50 de la nave de pintura.

El siguiente proyecto en la recamara es una nave de logística de 2.000 metros cuadrados con un puente grúa, un servicio que no está disponible actualmente y que es demandado por las empresas para el manejo de grandes piezas de avión. Este equipamiento, cuya ejecución se aprobó en la última reunión del Consorcio, costará 800.000 euros.

Etiquetas
Comentarios