Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Teruel

La Fiscalía investiga por qué había 5 toneladas de alimentos caducados en el Asilo San José de Teruel

Desde el geriátrico explican que la comida pasada de fecha iba a ser eliminada, pero sobrevino la pandemia

Teruel
Labores de desinfección en el Asilo San José de Teruel el pasado 21 de marzo.
Antonio García/Bykofoto

La Fiscalía de Teruel ha abierto una investigación para esclarecer por qué a finales del pasado mes de abril, en plena pandemia por el coronavirus, el Asilo San José de Teruel guardaba en sus almacenes cinco toneladas de alimentos caducados o con su fecha de consumo preferente ya pasada. La residencia, que registró varios fallecidos por covid-19 y una oleada de casos positivos, fue intervenida sanitariamente el 21 de marzo y por el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) de la DGA el 1 de abril. Un mes después de iniciarse la tutela del Gobierno aragonés, una inspección de Sanidad reveló la existencia de una cantidad ingente de víveres en mal estado.

El abogado de la Congregación de las Hermanitas de los Desamparados –propietaria del Asilo San José–, Jaime Fernández Martos, explica que la comida ya caducada estaba en una sala aparte para ser evacuada y eliminada y que en ningún momento iba a ser servida a los residentes. "Se sabía de estos alimentos, que estaban preparados para ser retirados, pero que no pudieron serlo al estallar la pandemia", subraya el representante de la residencia.

Fernández Martos aclara que, además, había en una sala general "otros productos sin clasificar". Explica que muchos de estos alimentos proceden de donaciones y llegan al centro con una fecha de caducidad "muy corta", pero recalca que las hermanas "comprueban siempre" que la fecha de consumo es la correcta antes de preparar con ellos el menú. Subraya que desde que el geriátrico fue intervenido por la DGA, la gestión y la responsabilidad del centro corresponden a esta institución y recuerda que el 17 de abril ya se realizó una inspección sanitaria y en esa ocasión no hubo "reparo alguno".

La Fiscalía de Teruel está recabando información sobre lo ocurrido y ha solicitado informes a los representantes del Asilo San José. En base al contenido de la documentación que reúna, decidirá si archiva o no la denuncia presentada por el Departamento de Sanidad de la DGA.

La llegada de la pandemia desbordó al Asilo San José, cuyos trabajadores reclamaron públicamente en dos ocasiones una mayor dotación de equipos de protección. Cuando el 1 de abril la DGA intervino el geriátrico totalmente, declaró haber encontrado mascarillas, guantes y otros elementos sin repartir. Sin embargo, desde el centro califican de "falso" que la Congregación mantuviese dichos equipos bajo llave y alegan que no estaba en su mano entregarlos al encontrarse bajo la tutela del Gobierno aragonés.

El centro afirma que el desplazamiento de dos monjas para su cuidado en Zaragoza tras dar positivo "se realizó en perfectas condiciones de aislamiento", tanto para las religiosas como para el taxista que las llevó, al llevar todos ellos elementos de protección. Destaca que fue la propia Congregación la que informó a la DGA del traslado, acatando la medida de llevar a las hermanas al centro de Gea de Albarracín para su recuperación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión