Despliega el menú
Teruel

agropecuario

La lluvia endurece el regreso del ganado trashumante al Maestrazgo

Las precipitaciones han mejorado el pasto en el viaje a pie desde Tarragona, que se ha prolongado durante ocho jornadas.

El ganado de Juan Martorell, a su paso por La Iglesuela del Cid.
El ganado de Juan Martorell, a su paso por La Iglesuela del Cid.
Oficina de Turismo de La Iglesuela.

Los ganados trashumantes han empezado a regresar a los pastos de verano en el Maestrazgo tras pasar el invierno en las tierras cálidas de Castellón, Valencia y Tarragona. Uno de los primeros primeros rebaños en llegar a la comarca turolense es el de Juan Martorell, que ha recorrido a pie en ocho días el camino desde La Senia (Tarragona) hasta desembocar en Fortanete al frente de 670 ovejas.

El trayecto, de 110 kilómetros, ha estado marcados por las continuas lluvias y por la abundancia de pastos. Juan Martorell señala que el pasto para alimentar a las reses durante el camino ha sido "más abundante que nunca, de locura". Debido a las continuas precipitaciones de los últimos meses, la altura de la hierba era "excepcional", pero, como contrapartida, el viaje ha sido más lento y penoso por el mal tiempo.

Las precipitaciones han mejorado el pasto en el viaje a pie desde Tarragona, que se ha prolongado durante ocho jornadas.

Cuatro pastores han acompañado a las reses para llegar a Fortanete auxiliados por un vehículo de apoyo con otras dos personas. Juan Martorell explica que han tenido que trabajar mojados "todos los días". Además, las ovejas, que han llegado a Teruel sin esquilar, ralentizaron su desplazamiento por la humedad. El objetivo ha sido llegar al Maestrazgo antes de la temporada de los partos.

El Maestrazgo y la Sierra de Albarracín son las comarcas turolenses con más implantación de la ganadería trashumante. Diez ganaderos del Maestrazgo todavía mantienen esta práctica secular. Los trashumantes de la Sierra de Albarracín también emprenderán el camino de vuelta desde Jaén a finales de mayo.

El ganado trashumante cruza el puente que separa las provincias de Teruel y Castellón.
El ganado trashumante cruza el puente que separa las provincias de Teruel y Castellón.
Oficina de Turismo de La Iglesuela.

Pero el trabajo para traer el ganado de vuelta a los pastos estivales no ha terminado todavía para Martorell. El próximo sábado repetirá la experiencia con un rebaño de 140 reses vacunas que han invernado en las provincias de Tarragona y Castellón. Media docena de pastores a caballo se encargarán del traslado hasta Fortanete.

Etiquetas
Comentarios