Despliega el menú
Teruel

sucesos

Alarma en Teruel por el estallido provocado por un avión que rompe la barrera del sonido

La base aérea de Zaragoza confirma que el incidente ha sido protagonizado por una aeronave militar de maniobras

Imagen de los viaductos de Teruel tomada desde el Centro Histórico de la ciudad.
Imagen de los viaductos de Teruel tomada desde el Centro Histórico de la ciudad.
Heraldo.es

Teruel se ha visto sacudida a las 10.40 de este martes por una fuerte explosión que ha hecho temblar los cristales de las ventanas en toda la ciudad y que ha provocado la alarma de la población. Sin embargo, ningún servicio de emergencias ni policial se ha activado como consecuencia del incidente. Aunque se ha especulado en los primeros momentos con la posibilidad de que se tratara de una voladura controlada de bombas procedentes de la Guerra Civil, una práctica relativamente frecuente en la capital turolense, finalmente el misterio se ha desvelado: el estallido ha sido provocado por un avión militar que ha roto la barrera del sonido durante unas maniobras. 

"Faltaba poco para las 11 cuando he escuchado una explosión fortísima y como hacía temblar los cristales de las puertas y ventanas. He salido rápido al balcón para ver la humareda de la supuesta explosión elevándose por encima de la ciudad o sus alrededores, pero no he visto nada de nada", ha contado un vecino residente en el Centro Histórico de Teruel, aunque parecidos testimonios se podían recoger en barrios periféricos como La Fuenfresca o la Carretera de Alcañiz, donde los efectos han sido parecidos.

En la Policía Local, la Subdelegación del Gobierno  y la Guardia Civil se sucedieron las llamadas de vecinos alarmados por el incidente, que pareció inexplicable durante buena parte de la mañana. Hasta que la base aérea de Zaragoza ha confirmado que el responsable del monumental estallido ha sido un avión militar de maniobras. 

No es la primera vez que se produce una detonación como consecuencia del vuelo de un avión militar sobre la ciudad, que está incluida en una zona de maniobras del Ejército del Aire. El suceso más grave derivado de las prácticas aéreas tuvo lugar en junio de 2000 cuando un cazabombardero F-18 con base en Zaragoza rompió la barrera del sonido sobre la capital provocando la rotura de cristales en varios edificios y una herida leve a un niño que estaba en la escuela al caerle unos cascotes de techo encima. Lo de hoy se ha quedado solo en un susto.

Etiquetas
Comentarios