Despliega el menú
Teruel

pueblos

El alcalde de Albarracín: "No tiene sentido que ante un problema global cada uno haga sus propias pruebas"

Míchel Villalta sostiene que tests diagnósticos son "pruebas laboratoriales" que "deben ser interpretadas por un facultativo o epidemiólogo". "Yo no me veo capaz como alcalde de recoger esas pruebas", defiende.

Michel Villalta, del PSOE, elegido alcalde de Albarracín.
Michel Villalta, del PSOE, elegido alcalde de Albarracín.
HA

El alcalde de Albarracín, Míchel Villalta, ha considerado que "no tiene sentido que ante un problema global" como es la pandemia de coronavirus, cada Ayuntamiento "haga sus propias pruebas" de detección del patógeno.

"Son competencias de los sanitarios y la Sanidad le corresponde a las comunidades autónomas. No se nos ha ocurrido comprar tests", dice.

Villalta, que además es veterinario de salud pública, ha precisado que los tests diagnósticos son "pruebas laboratoriales" que "deben ser interpretadas por un facultativo o epidemiólogo". "Yo no me veo capaz como alcalde de recoger esas pruebas", ha asegurado.

Asimismo, ha recordado que en la actualidad hay varios test rápidos de base inmunológica para detectar el COVID-19 y que su fiabilidad oscila entre el 64 y el 80%.

La prueba que resulta "definitiva" es el PCR que es un "amplificador de virus infalible" pero se trata de una tecnología "muy complicada" que no se lleva a cabo en todos los laboratorios y que debe revisarse para que no arroje "falsos positivos".

El alcalde de Albarracín ha señalado que en la localidad solo se ha confirmado un caso positivo por coronavirus, que fue sometido a la prueba que realiza el Servicio Aragonés de Salud, y que se encuentra en aislamiento domiciliario siguiendo las medidas estipuladas por el sistema sanitario.

Sobre el material, Villalta ha explicado que la localidad cuenta con 'stock' de equipos de protección pero que éste es "limitado". "No nos van a durar mucho, no tenemos para mantenernos así un par de meses", ha reconocido. 

Material casero

Además, ante la situación de desabastecimiento del mercado internacional el alcalde ha señalado que desde Albarracín se han "buscado la vida" para conseguir más material.

En concreto, se ha organizado una red de voluntariado en la que diversas personas han confeccionado mascarillas de tela y monos a partir de bolsas de plástico para poder llevar encima de las batas. "Se intenta no coger las bolsas negras que producen más rechazo y se cogen las verdes para hacer una especie de delantales", ha precisado.

Según Villalta, cientos de unidades de este material se han repartido ya a la residencia de mayores de Albarracín y a centros sociosanitarios de ésta y otras localidades próximas. "Los voluntarios han trabajado bastante", ha apostillado.

Por otro lado, se han solicitado un total de 200 bandejas de comidas preparadas, que el Departamento de Educación tenía contratadas para comedores escolares antes de la pandemia, que han sido destinadas, por el momento, a siete familias en situación de vulnerabilidad. Estas bandejas cuentan con raciones para 3 ó 4 personas y se entregan congeladas para que puedan durar más tiempo.

El alcalde ha señalado también que los operarios del Ayuntamiento son los que deben tomar "medidas más estrictas" en cuanto a protección a la hora de ir a desinfectar los contenedores de basura del municipio.

Las labores de limpieza se llevan a cabo cada dos días en Albarracín y comprenden la descontaminación de las inmediaciones de los comercios minoritas, el entorno del centro de salud y la residencia de mayores.

Villalta ha finalizado agradeciendo la "estrecha colaboración" con los vecinos y propietarios de establecimientos de restauración y alojamiento que "decidieron cerrar sus puertas" antes de que se decretase el estado de alarma. 

Etiquetas
Comentarios