Despliega el menú
Teruel

pandemia

El aeropuerto de Teruel recibe en un día siete aviones para su conservación mientras dure el parón aéreo por el coronavirus

Tarmac mantiene contactos para estacionar más aeronaves inactivas por la crisis sanitaria.

Llegada de un B747 de British Airways al aeropuerto de Teruel.
Llegada de un B747 de British Airways al aeropuerto de Teruel.
Heraldo.es

El aeropuerto de Teruel ha vivido este viernes una jornada de intensa actividad con la llegada de siete grandes aviones para estacionar tras quedar inactivos por el parón de la actividad aérea derivado de la crisis sanitaria del coronavirus. Cinco de las aeronaves, del modelo Boeing 747, pertenecen a la compañía British Airways, del Reino Unido, mientras que las otras dos, Boeing 777, pertenecen a la aerolínea Ukraine International, de Ucrania.

Son los primeros aviones que llegan al aeropuerto de Teruel para su estacionamiento como consecuencia de la drástica reducción de los vuelos impuesta en todo el mundo para frenar la expansión del Covid-19. El pasado 19 de marzo llegó también un avión Airbus 340 de Iberia destinado, en este caso, al desmantelamiento.

El director de Tarmac-Aragón, Pedro Sáez, explica que, aunque los siete aviones llegados ayer van a estacionarse en el aeropuerto de Teruel para su conservación y mantenimiento con destino a un nuevo uso, también cabe la posibilidad de que si no aparece ningún otro operador terminen en la planta de desmantelamiento que también explota Tarmac.

El aeropuerto ha recibido durante la jornada dos aeronaves más, aunque estas han levantado el vuelo al poco tiempo de aterrizar porque su misión se limitaba a devolver a su país de origen a las tripulaciones de los aviones británicos y ucranianos. Se trata de un Embraer 190, un modelo con capacidad para un centenar de pasajeros, y de un Airbus 320, con 150 plazas.

Tarmac mantiene contactos con distintas aerolíneas para que estacionen sus aviones en Teruel, pero Sáez aclara que no existe ninguna certeza sobre si estas operaciones se concretarán o no. Explicó que, al inicio de la actual crisis sanitaria, Tarmac –especializada en estacionamiento y conservación de aviones– habilitó espacio para aparcar 25 unidades en la campa de larga estancia en previsión de una llegada significativa de aviones para estacionar, pero las llegadas se producen a "cuentagotas".

El director de Tarmac aclara, no obstante, que "hay posibilidades" de nuevas llegadas en los próximos días por la paralización de la actividad aérea. Señala que, inicialmente, las compañías de aviación han optado por estacionar sus flotas en los propios aeropuertos donde operan, que, al cesar su actividad ordinaria, disponen de espacio libre para el aparcamiento.

Sáez añade que las siete llegadas de ayer estaban previstas para hace dos semanas, un indicador de la incertidumbre en que se mueve el sector. Durante la jornada, Tarmac recibió otras tres unidades en sus instalaciones de Tarbes, en Francia.

La lentitud de las llegadas ha llevado a Tarmac-Aragón a aplicar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que ha reducido su plantilla, de más de cien de trabajadores antes de la crisis, a solo 35. Pedro Sáez afirma que, inicialmente, los empleados con los que cuenta son suficientes para atender el mantenimiento de los últimos aviones llegados, pero no descarta recuperar obreros afectados por el ERTE si siguen arribando unidades. "Estamos preparados para volver a generar empleo en cuanto la situación mejore, porque ese es nuestro objetivo", dice el directivo.

Tarmac es el principal operador del aeropuerto de Teruel con la planta de estacionamiento, conservación y reciclado de aviones. Además, ha mostrado interés en explotar los nuevos hangares proyectados.

Etiquetas
Comentarios