Despliega el menú
Teruel

TEruel

Critican la basura y el mal olor que hay en un tramo de la A-226 próximo al vertedero comarcal de Teruel

Alcaldes y hosteleros piden agilizar el sellado del vaso de la escombrera que ya está lleno para reducir el impacto ambiental

resto de basura procedente del Vertedro municipal de Teruel en los margenes de la carretera A 226 en el termino de Valdecebro. foto Antonio Garcia/bykofoto. 14/02/20 [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
El viento lleva hasta la orilla de la carretera plásticos y otros restos del vertedero comarcal de Teruel. 
Antonio García/Bykofoto

Alcaldes y hosteleros de los municipios vertebrados por la A-226, que comunica la capital turolense con la zona del Maestrazgo, piden medidas para frenar el impacto ambiental que produce el vertedero mancomunado de Teruel en un tramo de esta carretera, concretamente, en las proximidades de la pedanía turolense de Valdecebro.

El alcalde de Corbalán, Rogelio Dolz, explica que el aire en ese punto es "irrespirable" y que los coches tienen que pasar por allí con las ventanillas cerradas para intentar sortear la incomodidad. "Es increíble lo mal que huele", señala. Si bien valora que esta molestia "no dura más de tres minutos", ya que el tramo de carretera afectado mide apenas 100 metros, y que no todos los días del año se produce, pues depende de la dirección del viento, considera, no obstante, que "habría que buscar una solución para acabar con el problema".

A juicio de Dolz, el sellado de uno de los tres vasos del vertedero, una actuación ya prevista por el Consorcio número ocho –responsable de la gestión del basurero–, pero aún sin fecha, minimizaría esta contaminación. El alcalde de Corbalán destaca que, por otro lado, el problema es que la escombrera se encuentra "demasiado cerca de la carretera", a solo unos 400 metros en línea recta.

Un hostelero de Corbalán aclara que el hedor procedente del vertedero no llega hasta la localidad, "pero afecta a la carretera y eso también es importante para la imagen turística de la zona". Por su parte, el dueño de una casa de turismo rural en Cedrillas –a pocos kilómetros de Corbalán– señala que "tan grave" como el mal olor son las bolsas de plástico que ensucian las laderas y las cunetas a cada lado de la carretera A-226. Aunque considera que la raíz del problema está "en la gran cantidad de residuos que generamos las personas y en la falta de concienciación para reciclar", reivindica también "que se agilice la búsqueda de una solución".

Constancio Villén, propietario de un establecimiento hotelero en El Castellar, ‘Dinorural’, afirma que "quien viene de fuera, se lleva una mala impresión de Teruel" al pasar por dicho tramo de carretera. El hostelero subraya que al mal olor "se suman las bolsas, telas y otros residuos que el viento acumula en las orillas de la carretera". Villén advierte de que este punto afectado por la proximidad del vertedero mancomunado de Teruel está también "muy cerca" de los terrenos de El Planizar, donde se construye el futuro hospital de la capital turolense.

El alcalde de Cedrillas, José Luis López, si bien reconoce que hay un problema "objetivo" por la presencia de plásticos y mal olor en las cercanías de la A-226, se muestra comprensivo con la gestión del vertedero, a la que califica de "muy complicada". Explica que él mismo fue, años atrás, presidente del Consorcio número 8, el que se ocupa de este basurero, y destaca que "no es fácil hacerse cargo de una instalación así".

El presidente de la Comarca Comunidad de Teruel y del Consorcio número 8, Samuel Morón, destaca que el vertedero recibe residuos de cinco de las 10 comarcas turolenses, Gúdar-Javalambre, Maestrazgo, Cuencas Mineras, Albarracín y Comunidad de Teruel. Morón afirma que, "si hay presupuesto", este mismo año se procederá al sellado de uno de los tres vasos, el que está ya colmatado, por lo que confía en que el impacto ambiental que se produce en el tramo de la A-226 próximo a Valdecebro "al menos, se minimice".

Etiquetas
Comentarios