Teruel
Suscríbete

bodas de isabel de segura

Diego de Marcilla, herido en el brazo antes que en el corazón

La torre de San Martín y la puerta de la Andaquilla han sido el escenario de la llegada de Diego de Marcilla. Este año el guión del fragmento era nuevo y ha resultado más violento que en otras entregas.

La llegada de Diego de Marcilla a Teruel ha sido más violenta que en otras ediciones.
La llegada de Diego de Marcilla a Teruel ha sido más violenta que en otras ediciones.
Javier Escriche

Las tropas procedentes de la guerra penetraron en la ciudad puntuales, por la puerta de la Andaquilla. Las señoras de Casa Tolosa esperaban bajo la torre de San Martín a los soldados, mientras que cientos de personas aguardaban a que la escena comenzase. Este año, la llegada de Diego de Marcilla a la villa era una de las teatralizaciones que más expectación generaba entre el público ya que estrenó guión. Una intriga en consonancia con la penumbra del escenario.

Los gritos de los almogáveres clamaron en la noche de Teruel cuando Alonso, un borrachín, daba sorbos a su último vaso. Instantes más tarde entró en escena el escudero Esteban y, tras él, Diego. La alegría y emoción del momento pronto se nublaron. En cuestión de minutos el de Marcilla se enteró de que su amada Isabel se había casado con un Azagra y que su familia lloraba su falsa muerte. Así que los abrazos y brindis con vino se tornaron en una feroz lucha que sobrecogió a los presentes. La violencia se adueñó de la representación, mucho más que en ediciones pasadas. El forcejeo culminó en el suelo, con Diego herido en el brazo derecho. Esta fue otra de las novedades que se introdujo en este fragmento de la recreación.

Con el amante yaciente sobre los adoquines y sus vestiduras ensangrentadas, a punta de ballesta abandonaron el lugar de los hechos los agresores, que dieron cuenta de la pelea a las autoridades. En época de bodas no se podían desenfundar armas, así que Diego terminó preso, acusado de desencadenar la trifulca. Por la calle de Yagüe de Salas deambuló entre vítores de las personas que se agolpaban en las aceras. Resultó detenido y herido, pero no de muerte. La guadaña la encontró más tarde por amor.

Siga el minuto a minuto de las Bodas de Isabel de Segura.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión