Despliega el menú
Teruel

teruel

Un sexagenario, condenado a 19 años de cárcel por abusos a 2 adolescentes y tráfico de drogas

Permitía la entrada a su casa a chicas y chicos menores de edad que se fugaban del colegio y les ofrecía bebidas alcohólicas y marihuana

El procesado, momentos antes de entrar al juicio, celebrado el pasado 5 de noviembre.
El procesado, momentos antes de entrar al juicio, celebrado el pasado 5 de noviembre.
Javier Escriche

La Audiencia Provincial de Teruel ha condenado a 19 años de prisión a un vecino de Andorra, José A. G., de 68 años de edad, al considerarle responsable de dos delitos de abuso sexual contra dos chicas menores de edad y de un tercer delito de tráfico de drogas. Además, el procesado tendrá que indemnizar a cada una de las dos víctimas con 3.000 euros por los daños morales causados.

El tribunal considera probado que el sexagenario permitía el acceso a su domicilio a chicos y chicas menores de edad quienes, fugándose de las clases del instituto, permanecían en su interior como si se tratara de una ‘peña’. En la vivienda, el acusado proporcionaba a los adolescentes bebidas alcohólicas y marihuana, a veces con contraprestación económica y otras no. A algunos de los menores les entregaba bolsitas con droga para que la vendieran a terceras personas por cinco euros, quedándose él con cuatro euros y el menor, con uno.

En ese contexto, y según señala la sentencia, el procesado llegó a entablar amistad con dos chicas de 13 y 14 años a las que, dado que les ofrecía alcohol y drogas, las requería para que se dejaran acariciar. La Audiencia estima que José A. G. realizó tocamientos por encima de la ropa a una de ellas y a otra, por dentro de sus prendas íntimas, jactándose de ello.

Los hechos fueron denunciados por la madre de una de las víctimas después de que otra de sus hijas le contara una tarde que había acompañado a su hermana a casa de José A. G. y había visto que la relación entre ambos era "descarada". La sentencia destaca que el relato de los hechos por las menores durante todo el proceso judicial es "verosímil" y "alcanza un grado de suficiencia intrínseca y extrínseca que garantiza su fiabilidad".

El fallo señala que, si bien el acusado niega que ocurrieran los hechos denunciados, su declaración exculpatoria no se sostiene ante la sinceridad y credibilidad de las declaraciones de las jóvenes, con un relato coherente y coincidente sobre las relaciones, los sujetos, las ocasiones y otros detalles.

También negó el procesado haber ofrecido droga -tanto para consumir como para revender- a los jóvenes que acudían a su casa, pero la Audiencia estima que las declaraciones de los adolescentes que testificaron en el juicio oral, coherentes y coincidentes entre sí, dan como resultado "la evidencia". Corrobora esta afirmación el hecho de que dentro de la vivienda fuese hallada marihuana y resina de cannabis.

De acuerdo con la petición de la Fiscalía, la Audiencia impone a José A. G. 4 años de cárcel por un delito contra la salud pública; cinco años por uno de los abusos sexuales y 10 por el otro. Durante el periodo que dure la reclusión, no puede acercarse a las adolescentes y queda inhabilitado para cualquier oficio que conlleve contacto con menores. No obstante, el fallo todavía puede ser recurrido ante instancias superiores.

Etiquetas
Comentarios