Despliega el menú
Teruel

central térmica de andorra

La contrata de la térmica andorrana Maessa despedirá a unos 40 trabajadores entre diciembre y febrero

Antes de que se diese a conocer el cierre de la instalación eléctrica, esta empresa contaba con 76 trabajadores, ahora quedan 45. Los trabajadores de otras subcontratas están a la expectativa de saber cuál va a ser su futuro.

ara
Vista de la central térmica de Andorra.
Laura Uranga

Una de las contratas de la Central Térmica de Andorra (Teruel), Maessa, ha anunciado que despedirá a unos 40 trabajadores entre diciembre de 2019 y febrero de 2020. Antes de que se diese a conocer el cierre de la instalación eléctrica, esta empresa contaba con 76 trabajadores, ahora quedan 45.

En una reunión entre el comité de empresa de Maessa y la dirección de la misma, se ha comunicado por parte de la compañía, al conjunto de la plantilla, que se van a producir una serie de despidos en los próximos días y meses.

El día 20 de diciembre, 19 despidos más y entre enero y febrero del 2020, otros 20. Los trabajadores de otras empresas subcontratadas en la Central Térmica están a la expectativa de saber cuál va a ser su futuro inmediato.

UGT, CCOO y la Plataforma de Trabajadores de las Contratas de la Central han alertado de que la transición energética se está produciendo "a espaldas al interés general de la ciudadanía, del conjunto de la clase trabajadora y del territorio".

En declaraciones a Europa Press, la secretaria general de Industria de CCOO-Aragón, Ana Sánchez, ha lamentado que estos despidos se estén produciendo antes de la firma del convenio para la transición justa anunciado por el Gobierno central, ya que todavía no se ha conformado en nuevo ejecutivo.

De esta forma, ha evidenciado que se está produciendo un desfase entre los despidos que realizan las contratas y los nuevos empleos y la firma del Convenio de Transición Justa. Por ello, las alternativas que tienen estos trabajadores se limitan a lo que sean capaces de negociar con las contratas.

Aunque se hablaba de incluir a estos empleados en bolsas de empleo a través del Convenio de Transición Justa, el Gobierno central es el que lleva todo este asunto y continúa en funciones. "Mientras tanto se están produciendo despidos que van desacompasados con la realidad".

Uno de los portavoces de la Plataforma de Trabajadores de las Contratas de la Central Térmica, Pedro Miñana, ha apuntado que han solicitado a Maessa que haga recolocaciones en otras delegaciones de la empresa, aunque es algo que la compañía tiene que comprobar todavía si es posible.

El vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, visitará este sábado Andorra y se reunirá con los agentes sociales de la zona. 

Disponible hasta el 30 de junio

La Central Térmica de Andorra, perteneciente a Endesa, tiene que estar disponible hasta el 30 junio de 2020, a partir de esa fecha ya no puede operar de acuerdo a la normativa medioambiental europea.

En este momento, la central está funcionando con un grupo de los tres existentes. Durante estas últimas semanas, en los días laborales ha estado trabajando con dos grupos y el fin de semana con uno, todo ello de acuerdo con las necesidades del mercado.

En este momento quedan en las instalaciones de la planta alrededor de 400.000 toneladas de carbón. Endesa estima que, al ritmo actual de funcionamiento, con este carbón la central opere alrededor de 70 días más, es decir, durante varias semanas del año 2020, todo ello con la estimación de que funcione de la misma manera que ahora, es decir, si por necesidades del mercado tuviera que estar parada, el carbón duraría más tiempo.

Una vez que se llegue la fecha de final de operación de la planta, el 30 de junio de 2020, comenzarán los trabajos de desmantelamiento de la central, que se prolongarán durante unos cuatro años y requerirán, de media, unos 130 trabajadores de forma permanente -entre trabajadores de empresas especializadas, auxiliares y de Endesa-, aunque en algunos momentos se podrían requerir hasta 200 trabajadores.

Paralelamente, en el plan de acompañamiento que presentó Endesa se contempla una inversión de alrededor de mil millones de euros para un parque solar fotovoltaico de mil megavatios en la zona. La compañía sostiene que estos trabajos se podrían realizar de forma paralela al desmantelamiento, por lo que siempre se mantendría el empleo en la zona.

No obstante, el Gobierno central ya anunció que la iniciativa que más empleo generase sería la que se quedaría con la capacidad de evacuación de la planta, una decisión que todavía no se ha tomado.

Durante la etapa de construcción del proyecto de Endesa, se generarían 2000 empleos y, una vez finalizado el parque, esta iniciativa podría dar trabajo de forma permanente a unas 70 personas.

Endesa se comprometió a recolocar a sus 153 trabajadores de la Central Térmica de Andorra, en otros puestos de la empresa o en los trabajos de desmantelamiento de la instalación. En estos momentos, se han recolocado unos 20 empleados y, a medida que la fase de operación de la central vaya finalizando, se realizarán más recolocaciones.

Etiquetas
Comentarios