Despliega el menú
Teruel

Teruel

La Fiscalía de Teruel pide 15 años de prisión para un hombre de 67 años acusado de abusar de dos adolescentes

El Ministerio Público le imputa también un delito de tráfico de drogas por el que solicita que se le impongan otros 4 años de cárcel

Juzgados de Teruel, juicio /05-11-19/foto:Javier Escriche [[[FOTOGRAFOS]]]
El acusado, instantes antes de entrar ayer al juicio en la Audiencia Provincial de Teruel
Javier Escriche

La Fiscalía de Teruel solicita una pena de 19 años de prisión para un vecino de Andorra, José Eusebio A., al que acusa de dos delitos de abuso sexual contra dos chicas de 13 y 14 años y de otro contra la salud pública por tráfico de drogas, este último agravado por haber implicado, presuntamente, a menores de edad.

Los hechos, expuestos este martes en un juicio en la Audiencia Provincial de Teruel que quedó visto para sentencia, se sitúan entre finales de 2018 y principios de 2019 y habrían ocurrido en la vivienda del acusado, a la que algunos jóvenes de la localidad acudían saltándose las clases del instituto.

Una de las chicas, de 13 años en el momento de la presunta agresión, relató que iban a casa de José Eusebio A. para fumar tabaco y beber alcohol y que, un día, pese a sus reiteradas negativas, el acusado le realizó tocamientos por debajo del pantalón.

La otra adolescente, de 14 años cuando ocurrieron los hechos y amiga de la anterior, contó que iban a casa del acusado para hacerle compañía y que, a veces, bebían alcohol y fumaban marihuana de la que les ofrecía el hombre. Relató que, en una ocasión, este le hizo un masaje en los muslos por encima del pantalón hasta que ella, al darse cuenta de que sus manos se dirigían a la zona erógena, le pidió que parara.

Fue la madre de una de ellas la que el pasado mes de febrero presentó una denuncia contra el ahora acusado después de que su hija mayor, tras acompañar a su hermana a la casa de José Eusebio, le comentara que no le había gustado la relación que este tenía con los jóvenes que acudían allí.

El procesado, en prisión provisional desde que fueran denunciados los hechos, negó haber abusado de las chicas u ofrecerles marihuana o bebidas alcohólicas y dijo que dejaba entrar a su casa a estudiantes por el mismo motivo que lo hacía con vecinos y amigos: para tener compañía que lo aliviara de su depresión tras un divorcio. Afirmó que fue denunciado por el resentimiento de una de las adolescentes hacia él al echarla de su casa tras descubrirla manteniendo relaciones sexuales con otro joven.

La Fiscalía considera acreditado que el acusado realizó tocamientos a las adolescentes y que a una de ellas la besó en la boca dos o tres veces. Además, la acusación pública entiende que el procesado ofrecía droga a los jóvenes que iban a su casa, llegando a proponerle a uno de ellos que se involucrara en la venta de hachís, algo que este adolescente habría realizado. El Ministerio Público, en su informe final, destacó que, aún en el supuesto de que las dos adolescentes "consintieran", esta circunstancia carecería de relevancia desde el punto de vista del derecho penal al establecer este que los menores de 16 años no tienen capacidad para consentir relaciones sexuales y que, si bien pese a ello, no existiría delito si se tratase de personas próximas en edad, en este caso la diferencia es muy acusada, pues el hombre les lleva 53 y 52 años.

La defensa pidió, por el contrario, la libre absolución del acusado, al considerar que los hechos relatados en el transcurso del juicio por las víctimas y los testigos "no se corresponden con la realidad". El abogado del procesado dijo que los jóvenes habían incurrido en contradicciones ya que mientras unos dijeron haber recibido el ofrecimiento para fumar marihuana otros negaron tal extremo y subrayó que en el registro de la vivienda solo se encontró un gramo de hachís y 16 colillas de porro que podrían pertenecer a él. El letrado admitió que en el garaje se encontraron 6,5 gramos de marihuana, pero destacó que esta cochera estaba abierta siempre y cualquiera podía acceder desde la calle.

La defensa mostró su extrañeza por el hecho de que entre los supuestos abusos y la denuncia las víctimas dejaran transcurrir 4 meses y calificó de "raro" que ninguno de los amigos que siempre acompañaban a las chicas vieran los hechos. Señaló, además, que no han sido aportados informes forenses ni psicológicos que refuercen la versión de las víctimas.

Etiquetas
Comentarios