Despliega el menú
Teruel

Teruel

La segunda avería de un tamagotchi en 10 días retrasa 105 minutos el viaje Zaragoza-Teruel

El tren se estropeó a la salida de la capital aragonesa y tuvo que ser sustituido por otro

Teruel
Los tamagotchi ya sufrieron averías frecuentes durante el año pasado. En la foto, uno de ellos aparcado en la estación de Teruel.
Jorge Escudero

Una avería en el tamagotchi que este martes realizaba el último servicio del día entre Zaragoza y Teruel retrasó el viaje en casi dos horas, concretamente 105 minutos. El tren, con 10 pasajeros a bordo, se estropeó a la salida de la capital aragonesa y tuvo que regresar al punto de partida para poder ser sustituido por otro. La llegada a Teruel, prevista para las 22.19, se produjo, finalmente, a las 00.05, si bien en esta estación final no bajó ningún usuario pues ya se habían apeado a lo largo del trayecto en Arañales, Cariñena, Encinacorba, Villarreal, Calamocha y Monreal del Campo.

Es la segunda avería que registra un tamagotchi entre Zaragoza y Teruel en el plazo de diez días. El pasado 19 de octubre, el fallo que registró otro tren conocido con ese mismo nombre –en alusión al pequeño tamaño del convoy y a los muchos cuidados que necesita este vetusto modelo de vehículo– alargó en una hora el trayecto para los 18 pasajeros que viajaban en él.

La avería del tamagotchi del pasado martes es también la segunda incidencia que se registra en la línea ferroviaria Zaragoza-Teruel-Sagunto desde que el 5 de octubre –no ha transcurrido ni un mes– se reabriera este corredor tras haber permanecido cerrado los tres meses de verano por obras de mejora que costaron 50 millones de euros.

Desde la Plataforma en Defensa del Ferrocarril advierten de que los problemas en los tamagotchis se "multiplicarán" en cuanto llegue el invierno, pues las bajas temperaturas dificultan el arranque del motor en este tipo de trenes y la climatización del interior de los vagones, con la consiguiente incomodidad para los pasajeros.

"Estamos echando del tren a marchas forzadas a los viajeros con tantas averías y dificultades en la línea", denunció ayer un portavoz de la asociación a favor del tren. La misma fuente criticó que el Gobierno aragonés, que subvenciona el primer y último servicio diario Teruel-Zaragoza, donde se han producido los fallos mecánicos, "no exija a Renfe un mejor servicio por el dinero de todos los ciudadanos con el que paga el tren". "El viajero está perdiendo la confianza; no tiene por qué estar preocupado por si llega a su destino, o no, a la hora prevista", agregó.

Sin embargo, un portavoz de Renfe calificó de "incidencia puntual" la avería del pasado martes en un tamagotchi y aseguró que este tipo de trenes reúnen las condiciones de confort y fiabilidad para prestar el servicio. Fuentes de la compañía ferroviaria recordaron que desde la reapertura de la línea tras las obras de mejora se han registrado alrededor de 250 circulaciones "y solo dos incidencias reseñables que han afectado a un total de 30 viajeros". Añade la empresa que "en otras líneas y zonas de España también se registran averías".

La Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel considera que la reparación de la línea debió ir acompañada de una renovación del material rodante. "Estamos dando muy mala imagen del tren; quien sufrió la avería del último tamagotchi, probablemente ya no suba más a uno de ellos", subrayó su portavoz. La misma persona destacó que el tren llegó a Teruel pasada la media noche, "cuando ya no funciona el ascensor público del Óvalo y no hay nadie por las calles".

Etiquetas
Comentarios