Despliega el menú
Teruel

Teruel

La llegada de una nueva empresa evita el cierre de la residencia de Alfambra

Quejas por el desalojo y la vuelta al geriátrico en un mismo día de una decena de mayores

Residencia de la tercera edad Alfambra /29-10-19/foto:Javier Escriche [[[FOTOGRAFOS]]]
Un residente, acompañado de su hija, regresa al geriátrico de Alfambra tras paralizarse el traslado
Javier Escriche

El anunciado traslado temporal a otro geriátrico de los 31 mayores de la residencia de Alfambra debido al cierre de este centro municipal por la crítica situación económica de la empresa gestora se interrumpió este martes repentinamente. El motivo, según informó el alcalde de la localidad, Carlos Abril, fue la aparición de una nueva compañía dispuesta a explotar la residencia desde el próximo viernes y, por tanto, a mantener abiertas las puertas de estas instalaciones.

El cambio de planes llegó este martes hacia el mediodía, cuando una decena de mayores, ayudados por familiares que los trasladaron a Teruel en sus coches particulares, ya se habían realojado a lo largo de la mañana en la nueva residencia que acaba de abrir en la capital turolense la Fundación Rey Ardid, tal y como estaba previsto. Algunos de ellos tuvieron que regresar por la tarde al geriátrico de Alfambra y otros planeaban hacerlo a primera hora de hoy. En menos de 24 horas, estos ancianos hicieron sus maletas y se mudaron de residencia para volver a dormir en aquella de la que habían salido.

Este viaje de ida y vuelta en un mismo día ha indignado a los familiares de los residentes del centro de Alfambra, quienes denuncian que sus mayores han vivido una situación de estrés innecesaria, además de las lógicas molestias que supone un traslado.

"Me parece un poco vergonzoso lo que ha ocurrido", dijo Lucía Martín, quien había cogido fiesta en el trabajo para poder trasladar a su padre, de 88 años, a la residencia de la Fundación Rey Ardid sin que luego tuviera que realizar esta operación. La mujer se quejó también de haber tenido que solucionar en menos de una semana todos los problemas que conlleva el realojo de una persona mayor, "y todo para nada". Su progenitor, Gregorio Martín, lamentó, además, no tener que moverse de Alfambra. "A mí me apetecía cambiar, porque en la residencia de Alfambra la calefacción es escasa, sobre todo en las habitaciones de dormir", dijo.

Olga Maudos, que llevó a su tío por la mañana a la residencia Rey Ardid de Teruel y por la noche lo tuvo que llevar de vuelta a Alfambra, calificó de "indecente" el doble traslado de los mayores. "Lo de menos es el trabajo que he tenido que hacer, lo grave es el trastorno para los ancianos y los nervios que han pasado", afirmó.

Para Paquita López, sobrina de un residente que ya tenía todo listo para mudarse a la Rey Ardid, la paralización de la mudanza ha sido una "gran alegría, la mayor que nos podrían haber dado, para los internos, los trabajadores y el pueblo en general". Otra mujer, Encarna Escriche, que iba a trasladar hoy a su tío al geriátrico de la capital turolense y que finalmente no ha tenido que hacerlo, expresó su confianza en que la nueva empresa gestora de la residencia de Alfambra "abra una nueva etapa en el centro que sea mejor para todos".

Desde la Dirección de la residencia de Alfambra no quisieron este martes hacer comentario alguno sobre lo ocurrido.

Aquellos residentes que han sido vecinos de Alfambra durante toda su vida, no ocultaban su alegría por poder seguir viviendo en su pueblo. Es el caso de Gregorio Cardo, quien afirmó que prefería quedarse en su localidad y evitarse, de paso, "el jaleo" de tener que marcharse.

El alcalde de Alfambra, Carlos Abril, explicó que la nueva empresa asumirá la gestión de la residencia mediante una subrogación del contrato realizado con la anterior compañía y destacó, como dato muy positivo, que se hará cargo de toda la plantilla de trabajadores, 19 personas, que iban a quedarse en la calle ante el inminente cierre de la residencia de Alfambra.

Etiquetas
Comentarios