Teruel

Agricultura

El sector del melocotón espera lograr una buena cosecha y de gran calidad

 Los agricultores confían en que el pedrisco no dañe los cultivos.

Melocotón D.O. de Calanda.
Melocotón D.O. de Calanda.
Comarca del Matarraña

El sector frutícola del melocotón confía en obtener este año una buena cosecha y de gran calidad, siempre que las tormentas y el temido pedrisco no hagan acto de aparición destrozando el producto. La campaña de embolsado acaba de finalizar tras mes y medio de faena. Con el fruto ya protegido, los agricultores y la Denominación de Origen (DO) Melocotón de Calanda miran al cielo hasta que llegue el momento de la recogida.

"Si el tiempo nos respeta, puede ser una buena campaña", explica el presidente del Consejo Regulador de la DO, Samuel Sancho, que no se aventura a ofrecer ninguna cifra de previsión de kilos porque "no se ajustaría a la realidad". El calor y el sol del verano han favorecido el crecimiento del melocotón, por lo que, en términos de calidad, las expectativas son positivas. Este hecho no es baladí, ya que solo las mejores piezas cumplen los requisitos para obtener la etiqueta negra que las certifica como Melocotón de Calanda. Por tanto, una cosecha en la que la calidad no es la deseada conduce a peores cifras de melocotón certificado, que debe cumplir unas condiciones organolépticas determinadas y presentar un aspecto visual perfecto, sin apenas una muesca.

Desde las cooperativas de Puigmoreno y el Bajo Aragón-Caspe coinciden en que, de momento, no ha habido incidencias y la perspectiva es "mejor que en los últimos años". El año pasado las tormentas y el granizo afectaron a las producciones y apenas se certificaron 2,5 millones de kilos, cifra algo inferior a la habitual. En 2017, recibieron la etiqueta negra unos 4 millones de kilos.

Aunque, en general, las previsiones son buenas, en algunas zonas de Calanda las heladas tardías afectaron a las plantaciones provocando que se haya embolsado un 20% menos que en otras campañas y que parte de los melocotones crezcan deformes. La situación es aislada pero doblemente problemática, porque este tipo de afección no está cubierta por los seguros agrarios.

Los primeros melocotones DO de las variedades más tempranas ya se pueden encontrar en el mercado, si bien la cantidad a la venta es mínima. El grueso de la cosecha empieza a estar disponible para el consumidor a partir de mediados y finales de septiembre.

Para mejorar las variedades y ampliar la temporada, la Denominación de Origen y el Centro de Investigación Alimentaria de Aragón (CITA) trabajan en un proyecto de mejora genética que recibió financiación del Fondo de Inversiones de Teruel. El año pasado se plantaron 25 melocotoneros ‘clones’ en un campo entre Alcañiz y Puigmoreno de los que se obtendrán resultados en dos años. "Se ha puesto en marcha un campo de experimentación que nos permite seleccionar las mejores variedades", comenta Sancho.

Entre Alemania y Taiwán

El Melocotón de Calanda se distribuye sobre todo en el Bajo Aragón y en el resto de la Comunidad Autónoma y de España. Entre el 25% y el 30% se exporta. El principal comprador es Alemania y la DO centra sus esfuerzos en conseguir enviar una mayor cantidad al país germano. Otros destinos habituales son Portugal, Italia o Suiza, con los que se lleva trabajando varios años. Otra región que ha mostrado interés por el Melocotón de Calanda es Taiwan.

Etiquetas
Comentarios