Despliega el menú
Teruel

FAUNA SILVESTRE

El quebrantahuesos vuelve a volar sobre el Maestrazgo un siglo después

Un proyecto de reintroducción liderado por la Comunidad Valenciana en el que también colabora Aragón pretende crear una población de esta emblemática especie en las estribaciones más orientales del Sistema Ibérico. Hasta ahora se han liberado 4 pollos nacidos en cautividad y 2 adultos trasladados desde el Pirineo.

El quebrantahuesos Alòs fue uno de los dos primeros pollos liberados en el Maestrazgo castellonense el año pasado.
El quebrantahuesos Alòs fue uno de los dos primeros pollos liberados en el Maestrazgo castellonense el año pasado.
Juanjo Molina

Aproximadamente un siglo después de su extinción en esa zona de la Península, el quebrantahuesos vuelve a sobrevolar el Maestrazgo gracias a un proyecto de reintroducción liderado por la la Comunidad Valenciana en el que también colaboran Aragón, Cataluña, el Ministerio de Transición Ecológica y la Fundación para la Conservación de los Buitres. Hasta ahora se han soltado cuatro pollos de quebrantahuesos nacidos en cautividad y dos ejemplares adultos no reproductores que fueron capturados en el Pirineo oscense y trasladados a las estribaciones más orientales del Sistema Ibérico dentro de una experiencia pionera.

Todas las liberaciones han tenido lugar en el Parque Natural de La Tinença de Benifassà, en Castellón, pero como era de esperar los quebrantahuesos se han dispersado tanto por esa provincia como por el Maestrazgo turolense. De hecho, siguiendo un comportamiento típico en los ejemplares jóvenes, también han volado hasta el Moncayo, a provincias como La Rioja, Segovia o Guadalajara e incluso hasta el Pirineo.

La reintroducción de esta emblemática especie en el Maestrazgo sigue la misma filosofía que la que se lleva a cabo desde hace una década en los Picos de Europa: aunque en el Pirineo aragonés desde principios de los año 90 se ha logrado multiplicar casi por tres el número de parejas reproductoras, el quebrantahuesos sigue siendo un ave en peligro de extinción. Por eso es necesario crear nuevos núcleos con poblaciones viables en las zonas de la Península en las que ya estuvo presente antes de que la caza, el veneno y otras presiones humanas la extinguieran.

En contra de lo que tiende a pensarse, el quebrantahuesos vivió tanto en la alta montaña como en la media montaña, en Murcia se tiene conocimiento de nidos históricos a 300 metros de altitud”, destaca el jefe del servicio de Vida Silvestre de la Generalitat Valenciana, Juan Jiménez. “Por eso es importante crear nuevas poblaciones en zonas de media montaña como el Maestrazgo o como otras áreas de la Península”.

En concreto, en el Maestrazgo el quebrantahuesos desapareció a finales del siglo XIX o a principios del XX. Con su vuelta a esas montañas, se persigue crear un nuevo núcleo reproductor que sirva de puente entre las poblaciones del Pirineo y las que habitan en Andalucía, en la sierra de Cazorla. De esta forma, además de extender y potenciar la especie, se favorecerá el intercambio genético entre los quebrantahuesos de las distintas zonas de la Península.

El quebrantahuesos se extinguió en el Maestrazgo a finales del siglo XIX o principios del XX.
El quebrantahuesos se extinguió en el Maestrazgo a finales del siglo XIX o principios del XX.
Joan Mestre

De hecho, la Fundación para la Conservación de los Buitres también aspira a conectar las poblaciones de quebrantahuesos del Pirineo con las de otras áreas de Europa con presencia de esta especie, como los Alpes, Córcega y Creta, e incluso con núcleos del norte de África y de Asia. “El objetivo es crear una metapoblación europea de quebrantahuesos”, subraya esta ONG internacional que trabaja por la conservación de las aves carroñeras en distintos países europeos.

Además, los esfuerzos realizados hasta ahora por reintroducir el quebrantahuesos en el Maestrazgo podrían complementarse si sale adelante el proyecto en el que están trabajando la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y el Gobierno de Aragón. Esta segunda iniciativa espera recibir financiación europea para liberar más animales sobre todo en la provincia de Teruel, pero también en el Moncayo.

Los animales liberados hasta ahora

Los dos primeros pollos de quebrantahuesos liberados en el Parque Natural de Tinença de Benifassá fueron Amic y Alòs y nacieron el año pasado en el Centro de Cría de Guadalentín, en la sierra de Cazorla.

Este año se han soltado otros dos pollos, Basi y Boira, que también nacieron en cautividad, uno también en la sierra de Cazorla y el otro en el Centro de Fauna de Vallcalent (Lérida).

Uno de los pollos liberados en el Parque Natural de la Tinença de Benifassà, en el Maestrazgo castellonense.
Uno de los pollos liberados en el Parque Natural de La Tinença de Benifassà, en el Maestrazgo castellonense.
Generalitat Valenciana

Además, a esos cuatro animales jóvenes se les sumaron dos quebrantahuesos adultos que proceden del Pirineo oscense y que han sido cedidos por el Gobierno de Aragón. Se trata de dos ejemplares no reproductores que fueron capturados y trasladados al Maestrazgo dentro de una iniciativa experimental que busca utilizar a individuos que no logran tener descendencia para facilitar la implantación de las especie en nuevos territorios. Uno de ellos, Otal, no se ha movido del Maestrazgo y su entorno, pero el otro, Ésera, volvió al Pirineo en cuanto fue liberado y allí se ha quedado.

“Hacer proyectos de reintroducción solo con pollos es muy lento y muy caro, así que nos parece muy interesante complementar la liberación de esos ejemplares jóvenes con la traslocación de adultos que en el Pirineo no están logrando reproducirse”, destaca Jiménez, quien adelanta que la intención es soltar “de 15 a 20 adultos más” en los tres próximos años pero reconoce que estos traslados están siendo complicados por la dificultad de determinar qué individuos pueden considerarse no reproductores.

En la provincia de Teruel, los quebrantahuesos liberado dentro del proyecto de reintroducción de la especie en el Maestrazgo se suelen ver en puntos como Villarluego, los cañones del río Guadalope, Beceite, la sierra de Cucalón o Rubielos de Mora.

En los Picos de Europa, las primeras reintroducciones de quebrantahuesos tuvieron lugar en el año 2010. Casi una década después ya se han soltado 29 pollos procedentes de nidos inviables del Pirineo aragonés, pero hasta el año 2017 no se consiguió que una pareja reproductora pusiera su primer huevo.

Estas cifras muestran que la creación de una nueva población viable lleva mucho tiempo y también mucho esfuerzo para intentar que el territorio que recibe los animales sea lo más seguro y acogedor posible. Por eso la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos pidió a finales del año pasado al Gobierno de Aragón que tenga en cuenta el proyecto de reintroducción en el Maestrazgo a la hora de autorizar la ubicación de los nuevos parque eólicos que se están tramitando en la provincia de Teruel.

Etiquetas
Comentarios