Teruel

TERUEL

Alcalá de la Selva abrirá en septiembre la primera pista de esquí sintética de Aragón

El proyecto, que ha costado 350.000 euros, pretende generar un recurso lúdico y deportivo durante todo el año vinculado a la cercana estación de Valdelinares.

La pista de esquí sintética de Alcalá de la Selva y, a la izquierda, el tobogán para colchonetas.
La pista de esquí sintética de Alcalá de la Selva y, a la izquierda, el tobogán para colchonetas.
HA.

Alcalá de la Selva estrenará el próximo mes de septiembre la primera pista de esquí sintética de Aragón. La instalación, promovida por el empresario Ángel Tébar, está ya prácticamente terminada, pero a la espera de los últimos retoques para la apertura al público.

La pista pretende generar un atractivo turístico para la localidad y para la sierra de Gúdar que complemente a las pistas de esquí de Valdelinares pero que, a diferencia de estas, pueda estar operativo todo el año.

La pista, con un suelo sintético deslizante que simula el efecto de la nieve, tiene 70 metros de longitud por 16 de ancho y presenta un desnivel de 17% –17 metros de altura se ganan en 100 metros de recorrido–. El descenso se ha acondicionado en una ladera contigua al Mas Blanco, un establecimiento turístico de Alcalá.

El proyecto ha supuesto una inversión de 350.000 euros, que han contado con una ayuda de 60.000 euros de la Asociación para el Desarrollo de Gúdar-Javalambre y el Maestrazgo (Agujama). El diseño ha corrido a cargo del arquitecto Joaquín Andrés.

Tébar aclaró que la pendiente del 17% es la adecuada para una instalación pensada para el aprendizaje del esquí o para esquiadores noveles. El empresario señaló que su público preferente son los grupos escolares y asociaciones juveniles. Explicó que, en cuanto abra sus puertas, será la única pista sintética de todo el país.

Potencial turístico

El promotor afirmó que se ha lanzado a este proyecto pionero porque confía en el potencial turístico, lúdico y deportivo de la pista sintética. Indicó que ya ha mantenido contactos con grupos interesados en utilizarla. Agregó que existe "expectación" por la novedosa instalación.

Paralelamente al trazado de la pista, se ha montado una cinta transportadora para trasladar a los esquiadores desde el pie del descenso hasta la cabecera. Este medio elevador sirve también para los usuarios de un tobogán paralelo que permite el descenso sobre unas colchonetas neumáticas.

Ángel Tébar explicó que es una oferta lúdica similar a los toboganes acuáticos que se pueden disfrutar en las zonas playeras. El pasado mes de julio un campamento juvenil veraniego ensayó la nueva oferta de ocio con buenos resultados.

El promotor de la pista sintética es un veterano empresario de la sierra de Gúdar que también fue pionero en la práctica del esquí en Valdelinares y puso en marcha el embrión de las actuales pistas con otros socios.

Ángel Tébar señaló que su último proyecto empresarial puede ser un buen complemento de la estación invernal con la ventaja de que podrá funcionar todo el año y ser útil en la formación de esquiadores. El Mas Blanco está situado en la carretera que comunica Alcalá de la Selva con las pistas de Valdelinares.

El industrial explicó que la obra está finalizada y, aunque dispone de las licencias para funcionar, prefiere ultimar algunos detalles pendientes antes de inaugurar el nuevo equipamiento turístico. Aclaró que, debido al parón de la actividad en numerosas empresas con motivo de las vacaciones estivales en agosto, no podrá contar con los suministros que precisa hasta el próximo septiembre.

La pista sintética, compuesta de un material especial, ha sido suministrada por una empresa radicada en el norte de Italia. El color verde aplicado a la superficie deslizante pretende favorecer la integración en el entorno.

Etiquetas
Comentarios