Teruel

teruel

Más de 200 operarios trabajan en la rehabilitación de la línea ferroviaria entre Zaragoza, Teruel y Valencia

Las obras, que tienen cortada la vía, se concentran en los terraplenes de Navarrete, los apartaderos de Teruel, Barracas y Estivella y el paso de la Cuesta de los Gitanos.

Obras de refuerzo de la estructura ferroviaria en la zona de Navarrete, donde la vía ha sido levantada totalmente.
Obras de refuerzo de la estructura ferroviaria en la zona de Navarrete, donde la vía ha sido levantada totalmente.
Jorge Escudero

Más de 200 operarios trabajan en estos momentos en la rehabilitación de la línea ferroviaria Zaragoza-Teruel-Valencia. Las obras, con una inversión que ronda los 50 millones de euros, han obligado a cortar la vía desde el pasado 9 de julio al próximo 5 octubre, un plazo de tres meses durante el que se desarrollarán los trabajos.

Los datos han sido aportados por el Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), entidad pública empresarial dependiente del Ministerio de Fomento desde la que destacan que las obras se están llevando a cabo según la planificación establecida y que la medida de interrumpir el tráfico ferroviario concentrando las actuaciones en estos meses de verano ha permitido acortar el tiempo destinado a los trabajos.

La intervención más significativa está teniendo lugar en la zona de Navarrete. La vía del tren a su paso por esta pedanía de Calamocha presentaba tales deficiencias que el tramo se ha convertido en símbolo del mal estado de la línea turolense y de la lucha de la ciudadanía por lograr un ferrocarril moderno. Con cinco limitaciones de velocidad en un tramo de apenas 76 kilómetros, que impiden a los trenes circular a más de 30 kilómetros por hora en esos puntos, es aquí donde se grabó el vídeo en el que un viejo tractor adelanta al tren sin mayores dificultades y que se hizo viral en las redes.

Las obras en el tramo de Navarrete consisten en la renovación total o parcial de la estructura. Para ello se ha levantado la vía actual reforzando con pilotes el terreno y aplicando sistemas drenantes, además de colocar geomallas de protección. Se prevé, además, un ligero desplazamiento de la vía en una longitud de 180 metros, informa Adif.

Se han empezado a construir también cuatro de los siete apartaderos para trenes de hasta 750 metros de longitud que facilitarán el paso de los convoyes de mercancías por la línea. Las obras están en marcha en la capital turolense, La Puebla de Valverde, Barracas y Estivella –las dos últimas en la Comunidad Valenciana–. Más adelante arrancarán los trabajos para acondicionar apartaderos de grandes dimensiones en Ferreruela, Navajas (Castellón) y Cariñena (Zaragoza).

Están en marcha igualmente las obras de ampliación del paso bajo la línea ferroviaria que hay en la Cuesta de los Gitanos de la capital turolense. La empresa adjudicataria construye uno nuevo de mayores dimensiones junto al actual, tan estrecho que no permite el paso de dos vehículos a la vez. Las malas condiciones de este puente, un auténtico cuello de botella en la calle, hacen muy peligroso circular por este punto.

Pese a la actividad desplegada por Adif, la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel reitera que la entidad de las obras no requiere de un corte de la vía tan prolongado. Un portavoz de esta asociación que aglutina a diferentes colectivos a favor del tren defendió esta semana que "podrían haber interrumpido el tráfico por tramos o simplemente hacer cortes puntuales". "No era necesaria una medida tan drástica, que alejará a los viajeros del tren", agregó. Durante las obras, Renfe ha puesto en marcha un servicio de transporte alternativo por carretera que es más lento e igual de caro que el tren, lo que ha motivado quejas.

Etiquetas
Comentarios