Despliega el menú
Teruel

Gúdar-Javalambre

Piden el arreglo de un paso rodado en Olba que se inunda 10 veces al año

El Ayuntamiento busca fondos para hacer una obra que acabe con el aislamiento que sufre una familia con dos niños.

Gúdar Javalambre Olba
Los tres niños que este verano viven en Los Tarrasones, cruzan el badén para vehículos que hay en el río.
Heraldo.es

La única familia que habita en el barrio Los Tarrasones de Olba reclama a las Administraciones un acuerdo que permita mejorar el paso para tráfico rodado sobre el río Mijares que une este lugar con el resto de la localidad y que se inunda una media de diez veces al año, las mismas en las que se produce una crecida del caudal.

Estos vecinos disponen, además, de una pasarela peatonal, pero igualmente se queda impracticable cuando sube el nivel del río. La única alternativa que les queda es utilizar un sendero de montaña de apenas 30 centímetros de ancho, con precipicios de 20 metros de profundidad y frecuentado por jabalíes, para desplazarse a pie hasta cualquier lugar, lo que estiman "muy peligroso".

Así lo explica Pascual Barón, quien junto con su pareja y los dos hijos de ambos, que cuentan 5 y 7 años de edad, viven de forma permanente en Los Tarrasones. A ellos se ha sumado este verano un niño saharaui que pasa las vacaciones en España en el marco de un programa de acogida estatal.

En lo que va de año, la familia se ha quedado incomunicada ya en dos ocasiones. Pascual Barón recuerda que hace un año y medio, una crecida del río de larga duración hizo que el paso para tráfico rodado no pudiera utilizarse durante casi dos años. En 2018, debido a las tormentas, llegaron a estar 8 días incomunicados en una ocasión mientras que en otro momento permanecieron sin poder salir con vehículo del barrio hasta siete días.

Pascual Barón pidió ayuda recientemente al Justicia de Aragón, Ángel Dolado, quien sugirió al Ayuntamiento de Olba que buscase los recursos económicos necesarios para que esta familia pueda acceder a su vivienda con seguridad. En su queja, Barón explicó que padece una enfermedad crónica que le obliga a utilizar oxígeno domiciliario y que la ambulancia le comunicó hace tres años que no podría suministrarle este material debido al mal estado del badén. Ahora, este vecino se ve obligado a hacer acopio de oxígeno medicinal por sus propios medios y ante el riesgo de que una crecida, aunque sea ordinaria, dificulte la comunicación con el pueblo.

El alcalde de Olba, Federico Martín, señala que acepta la sugerencia del Justicia, pero advierte de que el Ayuntamiento no tiene dinero para sufragar una obra de mejora. "Hacer un puente en los Tarrasones cuesta 200.000 euros y el presupuesto anual del Consistorio son solo 300.000 euros; no podemos asumir un proyecto así", dice Martín, quien añade que otros barrios de Olba, más poblados incluso que el de Los Tarrasones, también necesitan mejorar sus pasos sobre el río. No obstante, el regidor se ha puesto en contacto con la Diputación de Teruel, la DGA y la Confederación Hidrográfica del Júcar en busca de una solución.

Etiquetas
Comentarios