Teruel

comarca sierra de albarracín

Parte de la casa de la comunidad de Albarracín se destinará a viviendas sociales

La Fundación Santa María acaba de rehabilitar su exterior. También se contempla instalar en el edificio el Museo del Territorio.

El tejado y la fachada del edificio han sido rehabilitados.
El tejado y la fachada del edificio han sido rehabilitados.
Fundación Santa María

La parte alta de la Casa de la Comunidad de Albarracín se va a destinar a viviendas sociales. Tras dos meses de obras y con una inversión de 40.000 euros, la reforma exterior del inmueble se ha dado por finalizada, como primer paso para esta nueva función.

Las obras han sido acometidas con fondos del Ayuntamiento de Albarracín que, en una fase posterior, pretende atacar la parte baja del edificio, así como el interior, para poder construir en él viviendas sociales. Con ello se trataría de resolver una de las dificultades que tiene la localidad, y que es la escasez de pisos o habitaciones de alquiler donde puedan vivir los posibles trabajadores que se muden a ella.

Además de este uso, en el resto del edificio se contempla la instalación del Museo del Territorio, un proyecto del que se está encargando la Fundación Santa María. Técnicos de la misma han sido los responsables de llevar a cabo los trabajos.

Éstos han consistido en la mejora de la cubierta del edificio, con la instalación de una lámina impermeable bajo la teja original. Además, se han colocado aislamientos térmicos para poder emplear los graneros de los que dispone la casa. 

Además del tejado, se ha actuado también sobre la fachada, con el parcheado de los yesos exteriores de la calle del Portal de Molina. En esta parte, que da a una vía estrecha, se han repintado las carpinterías de los balcones y ventanas.

La Casa de la Comunidad es uno de los espacios más fotografiados de Albarracín, tanto por la estrechez de la calle donde se sitúa como por su forma, con salientes superpuestos. Tras haber sido sede de la comarca en la antigüedad, el espacio se recupera ahora con este doble fin. Por un lado, social, con las viviendas de alquiler, y, por otro, cultural, con el museo.

La intervención de estos dos últimos meses no es la primera que la institución lleva a cabo en este inmueble. En los años 90, se rescató la fisonomía original del edificio y fue entonces cuando se descubrió la capilla con restos pictóricos del siglo XVI o el despacho-alcoba del juez.

Etiquetas
Comentarios