Despliega el menú
Teruel

aragón, pueblo a pueblo

La sociedad de dos décadas entre Jorcas y Labordeta

El cantautor se solidarizó con el pueblo en los tiempos en que todavía no existía agua corriente en sus casas; hoy se mantiene el espíritu combativo local por la vía pedagógica.

A Neus Asensi la llaman Nieves o Mari Nieves en Jorcas, pero ella prefiere Neus, y no le importa coincidir con la actriz de idéntico nombre y apellido, artísticos en el caso de la intérprete. La Neus de Jorcas es valenciana, de Guadasuar, localidad de 6.000 habitantes situada en la Ribera Alta, a 200 kilómetros de la localidad turolense en la que acabó echando raíces.

"La primera vez que vine tenía 4 años, y fue para asistir a la comunión de un chico con el que acabaría casándome. Mis abuelos, que eran ganaderos, tenían amistad con su familia. Nuestra casa está en el centro del pueblo; fuimos arreglándola y cada vez nos quedábamos más días, hasta que acabó convirtiéndose en nuestro hogar. Mis dos hijos tienen ahora 20 y 17 años, y han gozado de la educación en un pueblo. Vivir aquí resulta sanador, para la salud y para el espíritu, y por eso lo reivindico; eso sí, creo que hay que ser coherente y apostar desde aquí, no desde tu pisito de la ciudad después de haber ido un día a una manifestación con miles de personas".

Neus se nutre de las letras; de juntarlas bien, mimarlas y, de vez en cuando, ponerlas bajo el foco "Aquí se puede vivir perfectamente con mis ocupaciones; yo me reparto entre la Asociación El Duende de las Endrinas para la acción social y la editorial Duendes, que fundé hace dos años, para trabajar. Me encanta la poesía social y el punto reivindicativo, dar ocasión a nuevos autores que amen las letras. Estoy trabajando en contenidos para un libro sobre el Parque Cultural del Chopo Cabecero, hay dos libros de poesía en preparación... Amparo García, amiga desde los 4 años y compañera de estudios, trabaja conmigo en la editorial, y vive en Las Palmas de Gran Canaria. Nos apañamos con WeTransfer y Hangouts; hay conexión decente gracias a Embou. Nunca se me ha colgado. Román, el alcalde, quiere poner wifi en todo el pueblo".

Neus valora mucho el espíritu colaborador de los vecinos. "Hacemos actividades todo el año, desde matinales moteras para reivindicar una mejora en la carretera a una jornada como la del próximo sábado 13 de junio, de contenido pedagógico, en la que contaremos con el decano de la Universidad de Zaragoza en el campus de Teruel. Una de las cosas curiosas ese día será la presencia de guías infantiles: los peques enseñarán su pueblo a los asistentes y demostrarán lo que saben. Fue una idea de Lucía Pérez, que abrazó Román".

La infatigable Lucía

Lucía Pérez lleva Jorcas en cada rincón del alma, y también a un hijo sobrevenido del pueblo que mostró durante años un compromiso singular con esta localidad turolense: José Antonio Labordeta. "Aquí no había agua corriente en 1974; teníamos un cura joven y progresista, Alejandro Tena, que andaba preocupado por la merma de habitantes en el pueblo. Aquél invierno agarró el montante, se acercó a Valencia con su 850 y llamó a mi casa; conocía a mi madre. Le dijo que el pueblo necesitaba el impulso de gente joven, y así se formó un grupo del que yo era la más pequeña y la única chica; tendría unos 17 años y estaba en primero de carrera. Decidimos recuperar las fiestas al año siguiente y empezar acciones para recaudar fondos y ayudar. El dance lo recuperamos en 1981, tras seis décadas sin hacerse. Un día vino Labordeta al Valencia Cinema, por donde habían pasado Lluis Llach, Paco Ibáñez, Nacha Guevara... y a Luis Ariño se le ocurrió invitarlo para las fiestas; le explicamos nuestros planes y la falta de dinero para contratarlo, y él nos dijo ‘yo no he hablado de dinero’. Llamó a Lola, su representante, y le dijo que moviera para otro días cualquier compromiso del 15 de agosto porque ese día tenía que ir a Jorcas".

José Antonio llegó, subió a un remolque habilitado como escenario en la plaza... y venció, hasta tal punto que esa visita se repetiría durante dos décadas, salvo excepciones puntuales muy contadas. "Dijo que quería ver llegar el agua a nuestras casas, algo que ocurrió con mucho sufrimiento en 1978. En aquellas fiestas, con la barra que montamos en un bajo de la casa de Bienvenido Aragón, ganamos 60.000 pesetas después de pagar gastos. Invertimos la mitad en la construcción de un aparato de música, y el resto fue para poner farolas y arreglar calles. José Antonio nunca cobró en Jorcas".

Iniciativas estables, proyectos de futuro y una reflexión sobre la vida en el pueblo

El Ayuntamiento de Jorcas mantiene una beca en educación para que alumnos de FP Dual hagan prácticas en Jorcas. A uno de ellos se le ha ofrecido este verano un contrato de trabajo. Hay bar y multiservicio desde esta primavera, tras 30 años de carencia en este segmento. Además, existen apartamentos municipales. "Teníamos el Horno, restaurado como la Tasca, tarea de la que se encargó el propio alcalde junto a su hermano, José, y el antiguo herrero del pueblo. Queda como local para ciertas actividades". Desde el Parque Cultural del Chopo Cabecero de Alto Alfambra, Chabier de Jaime impulsa y auspicia diversas actividades, como la recuperación de muros de piedra seca en Jorcas que ejecuta José Izquierdo, hermano del alcalde. También se ha conferido un valor notable al sendero PR-TE 51, que coincide con la arboleda singular del chopo cabecero, en la que se efectúa un seguimiento de aves invernantes frugívoras.

Lucía Pérez Lucía cifra los retos actuales de Jorcas en animar a más gente a vivir en el pueblo. "Nieves hace una labor magnífica, tiene muchas capacidades y sabe como manejarse en el terreno comercial. Con su ejemplo se puede sustentar cierta teoría mía; un pueblo es un laboratorio, y si se hacen bien las cosas, con cariño, afecto y entrega, ese esfuerzo revierte en uno. Y debe ser algo intergeneracional, un propósito común; si muchos jubilados se censaran en el pueblo, se podría pedir más servicios, y si se involucran los jóvenes verán que el pueblo es educativo. Puede ser valiosísimo en sus vidas, como lo fue en las nuestras".

En datos

Comarca: Comunidad de Teruel

Población: 34

Distancia a Teruel: 52 km

Los imrescindibles

El parteluz

En Jorcas se afirma que el parteluz de la puerta de la parroquia (consagrada a la Virgen de la Asunción y datada en el XVI, aunque se introdujeron elementos decorativos del rococó en el XVII) es único en la provincia de Teruel.

‘¿Hay buena gana?’

En Jorcas se confeccionó hace dos décadas un libro colaborativo de gastronomía y costumbres locales: 100 autores jorquinos de entre 3 y 92 años. La iniciativa fue aplaudido en la Sorbona y el Consejo de Europa.

Gaspar Izquierdo

Este psicólogo con raíces jorquinas, ya jubilado, ha trabajado mucho en el terreno de las comunidades de aprendizaje, y es articulista habitual en la prensa valenciana. Ganó junto a Isidre Mansanet el premio Fernando Lluch.

Etiquetas
Comentarios