Despliega el menú
Teruel

fiestas de teruel

Una peña al rescate de la fiesta más turolense

La Vaquilla crece, prueba de ello es la aparición de una nueva peña. Sus socios piden más horas de charanga, más toros ensogados y más regañaos, como antes.

Un puñado de peñistas de El Rescate, este jueves, en un descanso de los preparativos de su local, en la plaza Domingo Gascón.
Un puñado de peñistas de El Rescate, este jueves, en un descanso de los preparativos de su local, en la plaza Domingo Gascón.
A. García/Bykofoto

Se llaman El Rescate y no es baladí. El nombre de la nueva peña vaquillera de Teruel esconde toda una cruzada para recuperar la tradición y la esencia de una fiesta que traspasa fronteras y que, según sus socios, se ha visto distorsionada en las últimas décadas por la masificación. Más horas de charanga, orquesta, pasacalles, toros ensogados y meriendas a base de regañaos. En definitiva, "más Vaquilla", reivindica el presidente de El Rescate, Carlos Fernández, quien explica que, para diseñar la nueva agrupación vaquillera, la directiva "ha mirado a los años 50 y 60" del siglo XX, "cuando nadie era anónimo en su peña".

Con esta filosofía, El Rescate se ha convertido, nada más nacer, en la peña más democrática de cuantas pueblan, desde ayer, las plazas y calles de la capital turolense a la espera de que esta noche se levante el telón de una de las celebraciones más desinhibidas y espontáneas del panorama festivo mundial. A través de una aplicación informática, sus más de 400 socios han elegido música, menú gastronómico, camiseta identificativa y hasta las bebidas que quieren tomar en estos tres largos días que arrancan hoy y acabarán a las doce de la noche del próximo lunes.

"Que el socio no se sienta extraño, ese es nuestro objetivo", resalta Fernández, satisfecho porque, nada más constituirse la peña el pasado invierno, decenas de jóvenes y no tan jóvenes se apuntaron a la misma. Incluso una treintena de personas se han quedado en lista de espera. Anuncian que la suya no es una agrupación que vaya a volatilizarse una vez pasada la Vaquilla. Seguros de que esta fiesta es mucho más que eso, –"es un sentimiento que dura todo el año", dice el presidente–, ya están pensando en las actividades que desarrollarán a partir del otoño para mantenerse todos unidos.

Diego Muñoz y Pedro Villén, dos peñistas de El Rescate, inician estas fiestas "con mucha ilusión". Según señalan, han contado los días que faltaban para llegar a estas fechas, en las que la peña se convierte en el nuevo hogar de los vaquilleros durante tres días. "Llega el momento de la diversión", dice Muñoz. "Por fin estamos encima de la fiesta", apostilla Villén.

El Rescate es la prueba de que la Vaquilla crece año tras año. Aunque algunos de sus socios proceden de otras agrupaciones con larga trayectoria, otros muchos se estrenan en esta edición vaquillera como peñistas. Con ella, se elevan a 21 las peñas activas en la fiesta turolense, que este año contará, en total, con 9.700 vaquilleros, 800 más que en 2018. El incremento se debe a la incorporación de niños que alcanzan la edad para disfrutar de una peña, pero también, según el presidente de Interpeñas, Toni Rodríguez, a la creciente atracción que ejerce sobre los jóvenes la diversión vaquillera frente al gastado ‘botellón’.

Etiquetas
Comentarios