Despliega el menú
Teruel

teruel

60.000 viajeros sufrirán los trasbordos en bus este verano por el corte de la línea férrea

La Plataforma por el Tren tacha de "arreglos y parcheos" las obras previstas, que tendrán un coste de 100 millones

Imagen de la estación de trenes de Teruel
Imagen de la estación de trenes de Teruel
Antonio García/Bykofoto

Hasta 60.000 viajeros, se verán afectados este verano por el corte total de la línea férrea entre Zaragoza, Teruel y Sagunto que el ADIF tiene previsto llevar a cabo para realizar obras de mejora por importe de 100 millones de euros.

Durante el tiempo que durará el cierre de la vía, del 9 de julio al 5 de octubre, Renfe ha establecido un servicio alternativo por carretera que permitirá a los usuarios llegar a su destino en autobuses, microbuses o taxis, dependiendo del número de viajeros. La compañía modifica los horarios de salida –en algunos casos hasta media hora–, pero mantiene los precios del billete de tren, lo que producirá la paradoja de que viajar en los autobuses de Renfe será más caro que hacerlo con el autobús de línea regular que cubre el mismo trayecto. En 18 municipios –la mitad del total aproximadamente– el autobús recogerá a los pasajeros en una parada distinta a la estación.

El corte afectará también a la treintena de trenes de mercancías que pasan semanalmente por Teruel y cuyas operadoras han tenido que buscar rutas alternativas por Tarragona o Madrid y asumir el incremento de coste que conlleva elegir cualquiera de ellas, pues suponen alargar el recorrido en 170 y 400 kilómetros, respectivamente.

Los datos fueron dados a conocer ayer por el director general de Conservación y Mantenimiento del ADIF, Ángel Contreras, y el director del Servicio Público de Renfe, Enrique Cortina, desplazados a la capital turolense para presentar las actuaciones de mejora que se van a realizar y explicar el operativo para paliar los problemas de comunicación que ocasionará el corte de la conexión ferroviaria entre Zaragoza, Teruel y Sagunto durante casi tres meses, coincidiendo con la época de mayor demanda de viajeros.

Los responsables de Renfe y el ADIF, junto con el subdirector general de la Autoridad Portuaria de Valencia, Manuel Guerra, mantuvieron una reunión con los alcaldes y concejales de los municipios vertebrados por la línea. En el encuentro, presidido por el subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, participaron también miembros de la coordinadora ciudadana Teruel Existe y de la Plataforma por el Ferrocarril de Teruel.

Enrique Cortina, de Renfe, aseguró que las molestias y gastos que ocasionará el corte –la compañía destinará 730.000 euros a sufragar los trasbordos por carretera y 70.000 euros a la contratación de personal para atender a los clientes– se verán "compensados" con la "eficiencia" que tendrá la línea tras las obras. Agregó que, si tras los pequeños arreglos del último año ha aumentado el tráfico de mercancías, es de esperar que siga creciendo después del verano.

Ángel Contreras, del ADIF, resaltó la importancia de las actuaciones proyectadas, que se enmarcan en el Plan Director de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto ya en marcha con una inversión de 386,6 millones. Están previstos trabajos de adecuación de vía e infraestructura de Teruel a Sagunto, así como la reparación de cinco terraplenes en la zona del Jiloca que acabarán con limitaciones de velocidad que obligan a los trenes a circular a 30 km/h. Arrancarán las obras para acondicionar apartaderos para trenes de hasta 750 metros y se ampliará el paso inferior de la Cuesta de los Gitanos, en Teruel capital. Los trabajos continuarán más allá del 5 de octubre, lo que provocará "algún corte extraordinario puntual".

El subdirector de la Autoridad Portuaria de Valencia –cofinancia las obras–, Manuel Guerra, destacó su "doble apuesta por el ferrocarril y por Aragón" y afirmó que la línea turolense es "fundamental" para el desarrollo de los puertos levantinos.

Sin embargo, desde la Plataforma por el Tren tacharon de "arreglos y parcheos" los trabajos previstos. Un portavoz denunció que el corte de la vía "castiga" a viajeros y trenes de mercancías a cambio de actuaciones similares a las que ya se hicieron en 2007 "y que acabaron en un montón de limitaciones de velocidad". "Lo que necesitamos es una doble vía electrificada", subrayó.

Etiquetas
Comentarios