Teruel

entrevista

Pilar Catalán y Javier Magallón: "Una piedra tiene mucho que contar; encierra mucha cultura"

Acaban de publicar ‘Lítica’, el primer inventario de piedras con leyenda de la provincia de Teruel. Reclaman la puesta en valor de este patrimonio.

Pilar Catalán y Javier Magallón, autores del libro ‘Lítica’, en la capital turolense.
Pilar Catalán y Javier Magallón, autores del libro ‘Lítica’, en la capital turolense.
Jorge Escudero

¿Cuentan en su libro, ‘Lítica’, que la mayoría de las cien piedras singulares de Teruel recogidas en él las encontraron por casualidad. ¿Se patean los montes de la provincia en sus ratos libres?

Javier Magallón: Yo, desde que era pequeño. Pero desde hace 10 años, intensamente. En la provincia de Teruel hay un terreno virgen, con muchas cosas desconocidas. Soy escalador y eso me ha hecho involucrarme en el paisaje y recopilar información que luego he compartido con Pilar, mi pareja.

Todas las piedras que han localizado están asociadas a leyendas locales. ¿Queda gente para contarlas?

Pilar Catalán: Poca. Realmente es una pena. La vida en la provincia de Teruel es dura en algunos sitios, especialmente en invierno. Ahora bien, nos hemos encontrado con gente increible, muchas veces mayores, que, sin conocernos, se han subido al coche y nos han acompañado en mitad de la montaña a ver una piedra.

Cuántas batallitas habrán tenido que escuchar.

J. M.: Bueno, de eso se trata. Si no preguntamos, se pierde esa información.Algunos mayores tienen un gran conocimiento de las cosas. Nuestro libro pretende recoger esa sabiduría del lugar.

¿Han encontrado el tesoro de monedas de oro?

P. C.: No, pero mucha gente lo ha buscado. Hay quien ha excavado cerca de las piedras, como si fuese la cueva de Alí Babá.

¿Habría que poner en valor este patrimonio cultural?

J. M.: Sí, en mayúsculas. Es importante geolocalizar estas piedras y, por qué no, señalizarlas y diseñar un mapa de recorridos turísticos. Contaría la historia de la provincia a través de esos tesoros naturales.

¿Han detectado interés de las instituciones?

J. M.: Es difícil involucrarse cuando se trata de proyectos novedosos. Mandamos correos a las comarcas contando nuestro plan y solo la del Maestrazgo se mostró activa, probablemente por su costumbre de programar actividades que ponen en valor su riqueza geológica. El Instituto de Estudios Turolenses sí que nos ayudó con información y consejos.

¿Se han quedado muchas piedras fuera de su libro?

J. M.: Siempre quedan cosas sin descubrir. Intentamos realizar un catálogo amplio, seleccionando las más significativas que encajaran en alguna de las 10 tipologías que proponemos en el libro.

El escritor Javier Sierra dice en el prólogo que las piedras son la primera biblioteca del mundo. ¿De qué hablan las piedras en Teruel?

P. C.: Temas muy diversos. Sanación, fertilidad, cosechas, juegos de niños... ‘El Pilliric’, en La Cuba, cuenta una historia de ejecución en la Edad Media. En Bea, era costumbre utilizar la piedra ‘Escrita’ como buzón de enamorados.

También dice Sierra que ‘Lítica’ es imprescindible en una biblioteca heterogénea y heterodoxa. ¿Lo han visto así los lectores?

J. M.: Creemos que está teniendo buena aceptación, no obstante, es imprescindible una buena difusión. Se trata de un recurso turístico más para promocionar el patrimonio cultural de la provincia de Teruel.

Acaba de salir a la luz su libro y ya les han invitado a un congreso sobre piedras sagradas en Huesca. ¿Qué van a contar?

P. C.: Llevaremos una selección de piedras vinculadas al concepto de sacralidad que se integrarán en el futuro mapa aragonés de ‘piedras sacras’. Se está trabajando también este proyecto en otras comunidades para conseguir una guía nacional.

‘Lítica’ es el primer inventario de piedras de Teruel. ¿Por qué nadie antes se atrevió?

J. M.: Seguramente porque es una nueva visión antropológica más vinculada al paisaje y a los usos de las piedras en su propia ubicación, que se desmarca de lo estrictamente arqueológico o geológico. Al final, una piedra tiene mucho que contar. Hay mucha cultura en ellas. Además, donde hay una piedra hay un pueblo.

Etiquetas
Comentarios