Despliega el menú
Teruel

Hostelería

¿Cuáles son las calles de Teruel con más bares?

Uno de cada tres locales comerciales de la plaza del Torico está ocupado por bares, que también predominan en los tramos contiguos de las calles del Tozal, San Juan y Yagüe de Salas.

Terrazas de los bares en la Plaza del Torico /2019-06-12/ Foto: JorgeEscudero [[[FOTOGRAFOS]]]
Las mesas de los bares ocupan los soportales de la plaza del Torico.
Jorge Escudero

La mayor concentración de bares de Teruel se da en su espacio más emblemático, la plaza del Torico. En torno a la estatua que simboliza a la ciudad se concentran nueve bares y bares-restaurante, lo que supone más de un tercio de todos los locales comerciales existentes. En verano, las terrazas rodean por completo el perímetro de la plaza, convertida en el principal referente turístico de la capital. Además, su tirón hostelero se prolonga en las calles Tozal, San Juan y Yagüe de Salas, salpicadas también de veladores y cafeterías.

Entre los negocios más antiguos de la plaza, figura la Pastelería Muñoz, que se fundó en 1855 pero que siglo y medio después decidió también ampliar su negocio a la hostelería. En 1992, tras una primera experiencia en el Ensanche, abrió una cafetería que “complementa” la tradicional producción de dulces, que constituye la principal oferta en la barra del bar.

El gerente de la Pastelería Muñoz, Chencho Muñoz, explica que, cuando llega el buen tiempo, las terrazas son claves para captar clientela,  y sobre todo a los turistas, que prefieren refrescarse con vistas a la plaza. Muñoz señala que en el periodo estival “nadie quiere estar dentro del local, aunque tenga aire acondicionado”.

La tradición cafetera de la plaza se remonta a su mismo origen como plaza del mercado, pero el espaldarazo definitivo como centro hostelero llegó en 2004 con la peatonalización y, sobre todo, en 2007, con la reforma integral. La remodelación, fallida en aspectos como el alumbrado incrustado en el pavimento o los peligrosos bordillos perimetrales, ha favorecido la implantación de terrazas y veladores y el uso peatonal.

Las horas punta en este histórico emplazamiento son entre las 9.00 y las 11.00 para los desayunos y a última hora de la tarde, en el caso de las cafeterías. Los restaurantes registran su máxima afluencia a las horas de las comidas. Es el caso del Café 1900, el último establecimiento hostelero en abrir sus puertas en la secular plaza. Su gerente, Fernando Mateo, explica que decidió probar suerte porque tuvo la sensación “de que el turismo iba a más en Teruel y no se trata de un fenómeno pasajero. Si no hay ninguna crisis, seguirá creciendo en los próximos años”. No se arrepiente de su decisión de abrir las puertas con vistas a la estatua del Torico.

Terrazas de los bares en la Plaza del Torico /2019-06-12/ Foto: JorgeEscudero [[[FOTOGRAFOS]]]
Las terrazas llenan con el buen tiempo todo el perímetro de la plaza.
Jorge Escudero

Complementa la cafetería con un restaurante subterráneo decorado con motivos medievales inspirados en la leyenda de Los Amantes. “Hasta nos hemos inventado una derivación de la historia tradicional aprovechando que en el local hay restos medievales: apuntamos la posibilidad de que el sótano fuera el lugar donde, en el siglo XIII, tuvieron sus encuentros amorosos Diego de Marcilla e Isabel de segura”. El hostelero está convencido de que el turismo y con él el tirón de la plaza del Torico “no han tocado techo”. La mayor parte de su clientela -un 70% en agosto- son turistas.

Sin embargo, la concentración de bares y restaurantes provoca algunas quejas vecinales. La presidenta de la Asociación de Vecinos del Centro Histórico, María José Izquierdo, denuncia problemas de suciedad y de contenedores de basura desbordados cada fin de semana. “A partir del viernes, los contenedores están llenos y aparecen bolsas de basura junto a ellos, a veces con grasas que manchan el suelo”, explica la dirigente vecinal.

Los residentes se quejan también de ruidos y de la “falta de civismo” que multiplica los orines en torno a algunos locales en las noches de fiesta. María José Izquierdo reclama al Ayuntamiento desde hace una década, sin éxito, que no dé más licencias para abrir bares en la plaza para evitar su saturación.

El concejal delegado de Urbanismo, Juan Carlos Cruzado, considera, no obstante, que los conflictos entre vecinos y hosteleros por ruidos y suciedad se centran en los locales de copas, que se concentran en La Zona, un conjunto de calles estrechas del Centro Histórico. Los locales que funcionan en el horario diurno, como los de la plaza del Torico, son, a su juicio, “más tranquilos”.

Etiquetas
Comentarios