Despliega el menú
Teruel

aragón, pueblo a pueblo

Valacloche o las bondades de un refugio antiestrés

Equidistante entre Teruel y la estación de esquí de Aramón-Javalambre, la localidad cuenta con dos referencias de turismo rural, Casa Torta y El Salobral; además, está recuperando patrimonio.

La leyenda local más repetida dice que Valacloche no estaba donde está, a pesar de los restos del castillo que coronan el actual emplazamiento. Situada al otro lado del río Camarena, una plaga de procesionaria que afectó a la calidad del agua llevó a los lugareños a mudar el pueblo. En todo caso, este enclave situado a medio camino entre la capital turolense y la estación de esquí de Aramón-Javalambre constituye un lugar perfecto para reencontrarse con la naturaleza, la paz espiritual y el sabor de lo auténtico en el medio rural. Los peros existen, claro; muy poca gente, población envejecida, el doble filo de la excesiva cercanía a Teruel a la hora de fijar población... sin embargo, algunas de las personas más activas socialmente de Valacloche están encantadas de vivir aquí, y no lo esconden.

Carmen Rabanete, la alcaldesa, es de Teruel, e hizo el camino inverso al habitual; se vino al pueblo, algo que nunca había podido hacer por falta de referencia concreta. "No tenía ninguna relación previa con Valacloche. Mi marido estaba trabajando en una obra en Cubla, y el responsable de la obra sugirió ir a buscar una ventana a Valacloche; vinieron, mi marido vio el pueblo, le gustó... y compró nuestra actual casa, sin decírmelo. Cuando me lo contó, casi me divorcio –ríe– pero cuando la fue arreglando... cada vez me gustaba más. Hemos pasado 15 años viniendo fines de semana y veranos con los críos, que ya son grandes".

Carmen es del barrio de San Julián y su marido del barrio del Carmen. "Cuando éramos críos, te sentías un poco en pueblo allá, podías jugar por las calle a gusto. Siempre quisimos pueblo para nuestros hijos, y ahora que están estudiando fuera decidimos venir a vivir aquí; un año después, estamos encantados. Lo de ser alcaldesa fue una sugerencia del que nos vendió la casa; lo pensé, me decidí y aquí estoy".

Ganas de hacer cosas

Dice Carmen que Valacloche tiene una iglesia bien apañada, y que el pueblo reparte su devoción entre la Virgen del Loreto y Santa Quiteria. "Las ruinas del castillo son un valor que debemos aprovechar; este año hemos hecho el caminito para subir a pie. La primera cuesta es dura pero luego no es complicado, y ahora estamos preparando en el mirador, que ya está aprobado. Por otro lado, se han identificado unos petroglifos en la entrada del pueblo, junto a la caseta del Cazador, que se están estudiando; un arqueólogo de Zaragoza prepara un informe. Cuando sepamos un poco más del tema trataremos de hacerlos visitable por un acceso sencillo, que aún no tenemos".

Daniel Tortajada es de Alcalá de Henares y lleva en la zona desde 2005. "Desde 2014 tengo junto a mi mujer Saray dos apartamentos turísticos en Casa Torta, que hice con vistas a dar servicio a quienes vienen a esquiar a Javalambre, porque la estación está a apenas 17 kilómetros del pueblo, o a Dinópolis el resto del año; estamos más o menos en el centro de las dos. Al ser un acceso a pistas, la quitanieves pasa enseguida cuando hace falta. En Valacloche hay otro alojamiento muy bueno, El Salobral, también con dos apartamentos, y existen otros en los pueblos de alrededor a los que referimos gente cuando estamos llenos, todos lo hacemos. Llevo escuela de esquí en Javalambre; es parte de una empresa de turismo activo, Tu Casa en la Montaña".

Daniel llegó a Valacloche desde Camarena de la Sierra; alquilaba allá un apartamento con otros compañeros profesores de esquí, pero un año no encontró sitio. "Bajando por la carretera vi que la que es ahora mi casa se vendía. Pregunté por un posible alquiler y no lo veían claro; al final hablé con mis padres y les pedí ayuda para comprarla, rehabilitar la planta de arriba, ponerla a punto y hacer alojamiento rural. Mientras tanto, estuve unos años en el refugio de montaña de la Federación Aragonesa en Camarena de la Sierra. Conocí a Saray, mi mujer, dándole clase de esquí en Javalambre; ella es de Valencia. Decidió venirse aquí conmigo, estamos instalados desde 2011. Saray lleva tres veranos trabajado para el ayuntamiento y yo también he estado un mes antes de pasar el verano como fijo discontinuo en una torre de vigilancia de incendios de Sarga, en el observatorio astrofísico de Javalambre. Hemos encontrado nuestro sitio".

Unas selecciones muy serias acompañadas de buenas viandas y un poco de humor

Carmen Rabanete, sin ser hija del pueblo, se ha hecho tanto a Valacloche que nadie diría que no tenía raíces previas en el pueblo. Tres legislaturas de alcaldesa, coronadas con la elección para una cuarta, dicen a las claras que los vecinos confían en ella para la gestión del municipio. La opción política es lo de menos. Cuando ya han pasado unos días desde los comicios europeos, autonómicos y municipales, todavía se conserva en una esquina del club social la logística del día electoral. Carmen bromea un poco. "No sé yo si los vecinos han sido conscientes o inconscientes, que me han vuelto a elegir –ríe– pero aquí seguiremos cuatro años más. Las elecciones siempre son especiales en el pueblo; en Valacloche somos 22 personas censadas, la mitad es gente mayor y hay alguno en una residencia de Teruel, así que siempre caemos a la mesa los mismos, ya sea como titulares o suplentes". La mesa no se organiza como en otros pueblos de censo muy bajo, todos a una hora como si fuera un acto puntual, para cerrar pronto el tema. "Pasamos aquí las once horas correspondientes –explican Daniel y Carmen– porque no nos gusta meter presión a nadie, que cada cual venga cuando pueda al club social, que piensen bien y vengan relajados". Eso sí, la espera es con pastas y café a media mañana y almuerzo con huevos fritos, morcilla, longaniza y tajadas para la mesa y los votantes. "Aun así, alguna abstención ha habido", aseguran ambos. Algún año ha habido votantes que han llegado rozando la prórroga, a cinco minutos de las ocho de la tarde, pero siempre dentro de los márgenes legales.

En datos

Comarca: Comunidad de Teruel.

Población: 22.

Distancia a Teruel: 21 km.

Los imprescindibles

Nuestra Señora de Loreto

La iglesia parroquial data del siglo XVII; la capilla mayor tiene estucos vegetales y serafines. La torre es de cuatro cuerpos, siendo el primero de mampostería y los siguientes de ladrillo y un vano por cara, con remate octogonal.

Las fiestas

En mayo se celebran en Valacloche las fiestas de Santa Quiteria; el día señalado es el 22, y son tranquilas, suelen estar los habituales y algún familiar.En verano, para la Virgen, se juntan 150 a comer y celebrar las fiestas.

Juan Jiménez Quílez

Hijo del pueblo, fue decisivo para que llegara la luz eléctrica a Valacloche, y proporcionó trabajo en las grandes ciudades a muchos vecinos. Fue director del diario ‘Ya’; murió en 1982 y es hijo predilecto de Valacloche desde 2017.

Etiquetas
Comentarios