Teruel

Teruel

Una vasija de cerámica tradicional protagoniza el nuevo mural del barrio turolense de San Julián

El artista chileno Francisco Maturana, ‘Matusao’, ultima su obra, de 5 metros de largo por 13 de alto y con materiales y herramientas financiados por los vecinos

Francisco Maturana, Matusao, muralista y pintor chileno, intervieneen el Museo a Cielo Abierto de Teruel. Foto Antonio Garcia/bykofoto. 24/05719 [[[FOTOGRAFOS]]]
Francisco Maturana, 'Matusao', subido en una grúa, trabaja en el nuevo mural del barrio de San Julián de Teruel.
Antonio García/Bykofoto

Un nuevo mural se suma a los más de 50 que integran el que ya se conoce como Museo al Aire Libre del barrio de San Julián de Teruel, en el que, desde 2010 a la actualidad, distintos autores han dejado su impronta artística en paredes y muros.

En este caso, se trata de una pintura que representa fielmente una vasija de cerámica tradicional de Teruel, con los típicos colores verde, blanco y negro y el brillo que caracteriza la superficie de estas piezas. La obra llena toda una pared de 5 metros de largo por 13 de alto y su autor, el chileno Francisco Maturana cuyo nombre artístico es Matusao, prevé terminarla hoy mismo.

Matusao llegó a Teruel hace diez días de la mano de Hugo Casanova, otro artista del mural al aire libre que ha contribuido al Museo de San Julián con una decena de obras. Durante cuatro días, Matusao investigó acerca de la cerámica tradicional turolense estudiando las piezas medievales que guarda el Museo Provincial de la ciudad y recabando datos entre los vecinos del barrio, quienes viven cerca del antiguo alfar de los Górriz. En este taller se fabricaron, hasta la segunda mitad del siglo XX, cerámicas inspiradas en las que decoran las torres mudéjares de Teruel, levantadas en el siglo XIV. Además, ha visitado algunos de los comercios en los que se vende cerámica de Teruel.

El artista chileno, que realiza su trabajo de forma altruista, espera terminar hoy su obra, iniciada el pasado martes. Como en ocasiones anteriores, la empresa Turolense Maquinaria ha prestado gratis una grúa para que el pintor pueda extender su obra hasta el punto más alto del muro y la Asociación de Vecinos de San Julián ha asumido el coste de la pintura.

“No conocía Teruel y me he quedado maravillado con sus colores tierra y naranja”, dice Matusao. Otra de las cosas que ha sorprendido al artista es el “empoderamiento que la gente de San Julián ha hecho de su barrio”.

De los más de 50 murales que hay en San Julián, alrededor de 10 han sido hechos a gran escala mientras que el resto son de menor tamaño. Los Amantes de Teruel, San Antón, rostros humanos o figuras geométricas decoran el barrio.

Etiquetas
Comentarios