Teruel

aragón, pueblo a pueblo

Lidón cuida a su mayores y promueve el retorno al pueblo tras la jubilación

El comedor social que propuso el Ayuntamiento y aprobó la comarca ha sido un alivio para los habitantes, muchos solos y de edad avanzada, además de un apoyo para el multiservicio local.

Tiene discurso y está en política, pero sus palabras están aferradas a la tierra que le vio nacer y en la que eligió vivir. Lidonero, agricultor, alcalde de su pueblo y vicepresidente primero de la Diputación Provincial de Teruel, Joaquín Juste no había metido en sus cálculos juveniles lo de ser edil, pero las cosas vinieron dadas y ya lleva más tiempo dentro de las administraciones que fuera de ellas. “Llegué al ayuntamiento con 20 años; estuve 4 de teniente de alcalde, 8 como alcalde, otros 4 de teniente de alcalde y los últimos 12 otra vez de alcalde; 28 años en total. Estar aquí y haber pasado por estos lugares ha sido el resultado de una serie de circunstancias, un cúmulo de acontecimientos, y a algo con mucho peso: no sé decir que no. También presidí la comarca de Teruel, pero tengo muy claro que la política es algo temporal, yo soy agricultor”.

Joaquín repasa todos estos años de gestión, y llega a conclusiones claras. “Lo más importante ha sido mantener los servicios que me encontré al llegar, desde el bar a la tienda, amén de los clásicos menesteres de alumbrado, accesos, aguas y pavimento. Cuando llegué no había contenedores de basura, ni ayuda a domicilio ni asistencia social; creamos la Mancomunidad del Altiplano y organizamos una recogida de basuras, un servicio asociado de deportes con equipos de fútbol… ya no había escuela cuando llegué; de hecho, yo hice hasta octavo de E.G.B. en el pueblo”.

El comedor social que propuso el Ayuntamiento y aprobó la comarca ha sido un alivio para los habitantes, muchos solos y de edad avanzada, además de un apoyo para el multiservicio local.

La poca población activa que sigue en el pueblo se dedica a la agricultura. “Los demás oficios han ido desapareciendo, aunque hay gente que emigró en su día y han vuelto con la jubilación, y aquí están tan felices. ¿La PAC? Siempre he creído que estamos legitimados para recibir compensaciones; cuando se comenzó en 1992 fue para auxiliarnos tras una bajada del precio de los productos, algo que a su vez debía revertir positivamente en el consumidor; lo que pasa es que el precio de nuestros productos no ha variado desde entonces, y la vida vale un poco más, ¿verdad? Teruel es ante todo secano, hay poca agua para los regadíos; la forma de compensar a Teruel sería una pequeña cantidad acoplada a la hectárea, para paliar estas desventajas. Eso fijaría población, y convencería a los jóvenes de quedarse”.

Multiservicio y comedor social

En Lidón se hizo el segundo multiservicio de la provincia –con bar y restaurante– tras Olba. “En su día –apunta Joaquín– cerró el bar y no había nadie para suplir el servicio; ahí el Ayuntamiento salió al rescate. Lo lleva actualmente una chica rumana, Cornelia Petcu, y su marido hace trabajos de alguacil. Allí hemos organizado un servicio de comedor social, que propuse en su día a la comarca y que se aprobó. El menú cuesta 10 euros; 4 de esos 10 euros los paga el que acude a comer, y los otros 6 se reparten entre la comarca al 60% y el Ayuntamiento al 40%. Está abierto a todos los vecinos, aunque quienes lo emplean suelen ser personas mayores que se han quedado solas. Así alternan con otros vecinos y salen de sus casas, comen más equilibrado y, por último, apoyamos al bar, todo en uno”.

Los patrones locales son San Fabián y San Sebastián, fiesta compartida con cientos de municipios aragoneses. En Lidón hay hoguera el 19 de enero, con recogida de leña en el monte y almuerzo a base de tortas de cañamones, ‘regañaos’ y vino; antes del fuego se reza una Salve a los santos. El 25 de julio, para Santiago, se celebran las fiestas mayores, trasladadas del invierno, y la semana cultural; en el dance local se explicaba en verso el cambio de fechas, amén de las anécdotas ocurridas en el año. El último domingo de mayo se va a la ermita del Cristo de Loreto; la noche anterior hay cena popular. Lidonera era, por cierto, Maria Jerónima Marzo, la madre del prohombre de Santa Eulalia Isidoro de Antillón.

El municipio tienen un exitoso plan de alquileres con cinco casas y tres habitaciones con baño, todas ocupadas; hay mucha gente trabajando en la factoría de Huevos Guillén de Perales, y en Lidón hay varios trabajadores de esta firma. “Nos costó hacerlas 12 años, poco a poco, limitados por los fondos disponibles. Ojalá pudiéramos hacer más. También hay otro fenómeno, ocho casas adquiridas por gente sin previa relación con el pueblo; suelen venir los fines de semana”, apunta el alcalde.

Entre los emigra tes retornados está Lorenzo Fernández. Marchó a Barcelona en 1968 con 22 años y trabajó allá hasta hace un lustro. “Llevé una portería los últimos años; volví, empecé con un huerto y ahora tengo varios, que cuido a mi ritmo. En éste –señala el que pisa– quedaron unas pocas acelgas del invierno; pongo patatas, cebollas, tomates, pimientos, coles, borrajas, lechugas… de aquí comemos nosotros, la familia cuando viene y algunos amigos. Bueno, y lo que mando para Barcelona a los que siguen por allá. Venir al pueblo es para mí lo mejor; el año pasado pasamos aquí de abril a diciembre, y este año hay planes parecidos; hasta que nos eche el frío, nos quedaremos en Lidón”.

En datos

Comarca: Comunidad de Teruel

Población: 55

Distancia a Teruel: 51 km

Los imprescindibles

El patrimonio

Lidón tiene un Ayuntamiento con lonja de finales del XVI, amén de dos casas solariegas y la iglesia de Santiago Apóstol; su cúpula presenta el conjunto iconográfico más antiguo de la provincia. A la torre le cayó un rayo hace 5 años.

Avifauna

Lidón tiene una zona ZEPA: las parameras del Campo de Visiedo. Allí se protegen varias especies; destacan la alondra Dupont (foto), el sisón común y la avutarda. También hay una ruta de tres horas al carrascal local.

El Aprisco de Pedrín

La propiedad de Pedro Tolosa en el centro del pueblo se reconvirtió en su día en un espacio con apartamentos en la planta superior y un pequeño museo etnográfico en la planta calle, con exposición de aperos de labranza.

Etiquetas
Comentarios