Despliega el menú
Teruel

teruel

Equipar el centro social del Asilo de San Julián y urbanizar el entorno costará un millón de euros

El pleno municipal encargará hoy a la sociedad Urban Teruel redactar y ejecutar los proyectos para abrir las instalaciones al público con financiación del FITE.

Las obras del centro social y el conservatorio de San Julián, muy avanzadas.
Las obras del centro social y el conservatorio de San Julián, muy avanzadas.
Jorge Escudero

Equipar el centro social y el auditorio construidos en el lugar del antiguo Asilo de San Julián así como urbanizar el entorno de la finca costará un millón de euros, según la estimación del Ayuntamiento de Teruel que este lunes pasará por el pleno municipal. El equipamiento no incluye al conservatorio de música, cuya gestión corresponderá al Gobierno aragonés.

El pleno aprobará, previsiblemente, ampliar "la dotación económica" a la sociedad municipal Urban Teruel para la rehabilitación del antiguo geriátrico así como resolver cualquier trámite necesario para su apertura. Por un lado, el Ayuntamiento encargará redactar y ejecutar el proyecto para equipar el centro social y la sala de conciertos por 494.348 euros –repartidos en 12.000 euros para la redacción del proyecto y 482.348 para la instalaciones necesarias– y, por otro, la urbanización del entorno del Asilo con 540.000 euros –20.000 para la redacción del proyecto y 520.000 para ejecutar las obras–.

Una fuente municipal precisó que los importes son aproximados porque las cifras concretas las determinarán los respectivos proyectos. El Ayuntamiento prevé solicitar financiación del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE) para costear el millón de euros pendiente, una aportación que se sumaría a los 7,4 millones que costará el edificio, ya muy avanzado.

La finalización de las obras de rehabilitación –solo se ha conservado la fachada original– está prevista para el próximo mes de octubre y el Ayuntamiento tramita la licencia de actividad. Pero la apertura no será posible sin el equipamiento previo del edificio, que incluye, entre otras instalaciones, el escenario del auditorio, el mobiliario y una cafetería.

El proyecto de urbanización incluirá las aceras del entorno y acondicionar una parcela contigua al Asilo como zona verde con estacionamientos. La actuación tendrá en cuenta el previsible incremento del tráfico en la zona con la apertura del conservatorio y del centro social.

La alcaldesa, Emma Buj, advirtió de que el "injustificado" retraso en la firma de la financiación del FITE de 2019 por los gobiernos central y autonómico –que aportar los 60 millones de euros de cada anualidad a partes iguales– podría retrasar la entrada en servicio del centro social y la sala de conciertos por falta de equipamiento. Buj afirmó que la regulación actual del Fondo permite cerrar su importe y agilizar su distribución y ejecución.

La consejera de Educación y Cultura, Mayte Pérez, afirmó por su parte que el equipamiento del conservatorio de música "está previsto" para que la actividad del centro educativo, actualmente repartida en varios edificios de la Ciudad Escolar, pueda trasladarse a la nueva sede en el curso 2020-2021. El antiguo Asilo se rehabilita según el proyecto redactado por Alicia Torres. Las obras corren a cargo de Contratas Vilor y Electrotecnia Monrabal.

Propuesta para retirar las torres eléctricas

Una de las propuestas para el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) incluidas en el documento de partida elaborado por el equipo redactor consiste en soterrar la línea eléctrica de alta tensión que discurre entre San Julián y una subestación “rodeada de edificios”. La oficina municipal encargada de actualizar el planeamiento considera que enterrar la conexión eléctrica mejorará el paisaje urbano en una zona “fuertemente condicionada por las torres y líneas que la rodean”. La medida permitiría, además, desmontar los “promontorios” en los que se apoyan las torres eléctricas y eliminar así una barrera entre el barrio y el parque de Las Arcillas. También se propone mejorar la intersección “crítica” entre la carretera y la rambla de San Julián al tratarse de un cruce conflictivo dentro de los “ejes fundamentales” de la ciudad. La oficina del PGOU aboga, además, por recalificar para uso residencial las pequeñas industrias de la periferia del barrio “obsoletas” de “escasa entidad”.

Etiquetas
Comentarios