Despliega el menú
Teruel

teruel

Los turolenses celebran el Sermón de las Tortillas con la vista puesta en el cielo

Las panaderías elaboraron este martes miles de roscas, el postre típico. La amenaza de lluvias persiste.

Preparacion en el horno Santa Cristina de Teruel de las tipicas monas o roscas para la fiesta del sermon de las tortillas.
Preparacion en el horno Santa Cristina de Teruel de las tipicas monas o roscas para la fiesta del sermon de las tortillas.
AntonioGarcia/Bykofoto

Los turolenses se desplazarán este miércoles a los parajes naturales más próximos a la ciudad para celebrar el Sermón de las Tortillas, una fiesta de origen medieval vinculada a la Pascua que consiste en comer al aire libre con amigos y familiares disfrutando del campo. La capital se quedará desierta y no empezará a recobrar su vitalidad hasta la tarde, cuando la población regrese y muchos de ellos acudan al festejo popular con vaquillas organizado por el Ayuntamiento en la plaza de Toros.

Lo hacen con la mirada puesta en el cielo, ya que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para este miércoles precipitaciones entre las 6.00 y las 18.00 con un 70% o un 80% de probabilidad. La lluvia ya hizo acto de presencia durante la Semana Santa, obligando a suspender las principales procesiones del Jueves, Viernes y Sábado.

Las tiendas de alimentación se llenaron este martes de gente que, desde primera hora de la mañana, hizo acopio de productos típicos de este día. Cordero y longaniza fresca para asar a la brasa así como patatas para elaborar la tortilla que da nombre al festejo fueron los más demandados, según explicó Feli Gómez, del supermercado Alcampo.

No obstante, las mayores colas se registraron en las panaderías, donde los turolenses adquirieron miles de roscas, el postre artesano tradicional de la fiesta del Sermón de las Tortillas que se elabora con una masa especial y se decora con un huevo cocido y anises de colores. Hasta 1.200 unidades fueron preparadas y vendidas en el Horno Santa Cristina, donde su propietario, Javier Garzarán y otros cuatro empleados trabajaron sin descanso desde la medianoche hasta las 14.00 de este martes para atender todos los pedidos.

Garzarán destacó que el suyo es el horno más antiguo de Teruel y que la receta que utiliza para la elaboración de las roscas data de 1915 y combina la harina con aceite, huevos, azúcar «y mucho reposo». «Todo es cien por cien natural» subrayó. Como anécdota, relató que de su obrador ha salido, por encargo de un cliente, una rosca decorada con 16 huevos, «del tamaño de un volante de camión».

En el parque de la Fuentecerrada, a unos 4 kilómetros de Teruel y, con diferencia, el paraje más frecuentado, todo estaba listo este martes para la fiesta. El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento turolense, Julio Esteban, explicó que se han instalado una decena de contenedores de basura en este lugar para evitar que los residuos ensucien el suelo y apeló al «civismo de todos» para que la naturaleza no resulte perjudicada. «Debemos ser responsables con nuestro entorno», insistió el edil. La Fuente Carrasco y la zona de Atarazanas también reciben la jornada con mucho público.

Etiquetas
Comentarios