Despliega el menú
Teruel

TERUEL

La rehabilitación del Asilo alcanza el ecuador con la fórmula de explotación sin concretar

El equipamiento interior costará al menos medio millón de euros y la gestión generará un gasto anual que rondará los 100.000 euros.

El aspecto definitivo del Conservatorio, de color verde, visible con el avance de las obras.
El aspecto definitivo del Conservatorio, de color verde, visible con el avance de las obras.
Jorge Escudero

Las obras para rehabilitar el antiguo asilo de San Julián de Teruel como conservatorio de música y centro social alcanzarán el ecuador al terminar abril con el pago de certificaciones que sumarán 3,6 millones de euros, casi la mitad del presupuesto final, de 7,4 millones. El coste definitivo incluye un encarecimiento en 515.336 euros, equivalentes al 7,5% del importe inicial, provocado por el modificado del proyecto que fue aprobado el pasado 14 de marzo en medio de una fuerte polémica entre PSOE y PP.

El Ayuntamiento prevé que las obras se terminen a finales del próximo verano o en otoño 2019 para poder abrir las instalaciones al público antes de acabar el año. Los trabajos certificados y abonados ascienden a 2,6 millones de euros, a los que en breve habrá que sumar otros 740.000 euros que corresponden a obras certificadas en marzo y otros 300.000 euros previstos para abril.

Todavía están por resolver el equipamiento y la fórmula de gestión. El coste de explotación del centro social y del auditorio, los dos espacios gestionados por el Ayuntamiento, superará los 100.000 euros anuales, según indicó una fuente municipal. El Gobierno aragonés se encargará de gestionar el conservatorio.

La alcaldesa, Emma Buj, afirmó que el proyecto acaba de superar el ecuador de ejecución y las obras "avanzan a buen ritmo" con el objetivo de cumplir los plazos para aprovechar las subvenciones del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite), su fuente de financiación exclusiva.

A juicio de Buj, la ejecución ha sido "ejemplar" teniendo en cuenta la envergadura de la actuación. No se pudo evitar, sin embargo, que 372.000 euros correspondientes al Fite de 2016 se evaporaran ante la imposibilidad de certificar las obras a tiempo o de desviar la partida a otras actuaciones municipales.

El Ayuntamiento ha encargado la contratación del equipamiento del auditorio y del centro social a la sociedad municipal Urban Teruel. Aunque el presupuesto todavía no se ha determinado, el coste será de, al menos, medio millón de euros que el Consistorio quiere financiar con cargo al Fite de 2019. El retraso en la firma del convenio para financiar la presente anualidad del Fondo entre los gobiernos central y autonómico podría demorar la terminación de las instalaciones y su apertura.

Entre los equipos a instalar tras completar la obra civil, destaca el escenario previsto en el auditorio –acondicionado en el espacio que ocupaba la capilla del antiguo asilo–. También será necesaria la instalación de equipos de sonido, el mobiliario de todas las dependencias y el aparataje de la cafetería.

El presidente de la Asociación de Vecinos de San Julián y uno de los impulsores del proyecto del Asilo, Pepe Polo, valoró "positivamente" la evolución de las obras y también el resultado estético. Alertó, no obstante, de la necesidad de concretar cuanto antes la gestión del centro social y del auditorio para "que se puedan abrir al público lo antes posible".

Polo adelantó que la Asociación de Vecinos de San Julián se postulará como gestora de las dos alas del Asilo que seguirán en manos municipales, que suman 2.300 metros cuadrados construidos. Señaló que ha mantenido contactos con el Ayuntamiento al respecto. El objetivo de los vecinos es que el establecimiento abra con los horarios más amplios posibles, incluidos los fines de semana.

Entre los aspectos estéticos que más interrogantes generaban figura la imagen del Conservatorio, englobado en un gran espacio de formas cúbicas recubierto de placas almohadilladas de color verde pálido. Polo afirmó que tanto el exterior como los interiores quedan "espectaculares".

Para el dirigente vecinal, el siguiente paso vinculado al renovado Asilo será adecuar la ladera situada enfrente del edifico. Un elemento central de la adecuación deberá ser, a su juicio, un elevador mecánico entre San Julián y el Ensanche.

Entre los contratiempos de la obra, que tuvo una laboriosa y accidentada gestación, destacó el modificado del proyecto inicial para abandonar la previsión de rehabilitar la capilla del geriátrico debido a su pésimo estado estructural y sustituirla por un auditorio de nueva planta. Las obras de demolición y sustitución siguieron adelante desde 2017, pero el rediseño no se aprobó hasta el pasado marzo, lo que paralizó la certificación de trabajos ejecutados que solo estaban contemplados en el modificado.

Etiquetas
Comentarios