Despliega el menú
Teruel

temporal de lluvias

Tras la riada en Olba: "La Guardia Civil se llevó a dos parejas al tren de Sarrión, pero quedan seis coches que no pueden salir"

Los vecinos del barrio de Los Ramones explican que solo pueden salir a pie usando el paso peatonal. El del puente sigue impracticable, incluso en todoterreno. Por su parte, en los Tarrasones, sigue aislada una familia.

Solo pueden salir a pie usando el paso peatonal. El del puente sigue impracticable, incluso en todoterreno.

El tiempo está dando un respiro este sábado a los vecinos de Olba, en Teruel, que siguen no obstante pendientes del cielo para ver si baja el nivel del agua y pueden salir ya en coche del pueblo. 

"Si no llueve mañana podrían salir, pero hoy no creo... El paso del puente todavía no se puede transitar ni con todoterreno. A las 7.30 he bajado a verlo y todavía no se podía pasar. Podemos salir caminando, el problema es la gente que está aquí y ha venido a pasar el fin de semana", explica Sonia Martínez, una vecina del barrio de Los Ramones, que quedó incomunicado este viernes a causa de las lluvias en la provincia

La Guardia Civil acudió este viernes al mediodía hasta la localidad turolense de Olba para evacuar a dos parejas de Barcelona y Zaragoza que habían venido a pasar unos días, con motivo de la Semana Santa, a este pueblo de Teruel. "Vinieron los agentes y sacaron a dos parejas al tren de Sarrión, pero hay seis coches que no pueden salir. Al ser puente, la riada ha pillado el barrio con bastante gente y al menos cinco o seis familias están a expensas de que no llueva para poder marchar con sus vehículos", relata esta vecina, quien subraya el perjuicio económico que supone para los afectados tener que abandonar los coches en este barrio de Olba y volver a buscarlos al cabo de los días. 

La situación también es complicada para los negocios de la localidad, que cada dos por tres tienen que lidiar con temporales de este tipo que dejan incomunicado el pueblo por falta de infraestructuras y accesos. "Tenemos suerte de que no ha habido ningún derrumbe. En octubre hubo uno muy gordo y los vecinos salimos con palas al tercer día para que el panadero pudiera sacar el pan a los barrios; y al cabo de unos días vino la máquina, porque como la pista está tan mal tampoco hay muchas que entren a quitarlo. Tiene que haber una empresa especializada, y así andamos", lamenta esta vecina, quien explica que en el barrio de Los Ramones, en Olba, cuentan con una pista por la que pueden pasar ya caminando, pero no en vehículos privados. "Normalmente cuando llueve mucho nos pasa que se llena de derrumbes, pero ahora mismo podemos salir caminando. Es una pista de casi media hora para salir a la carretera de Olba, a la altura de Los Giles", detalla Martínez.

Un vecino de los Tarrasones: "Seguimos incomunicados. No hay opción de salir"

La situación es algo más complicada en el barrio de los Tarrasones. Allí, una familia turolense permanece incomunicada desde este viernes, cuando la riada arrambló con las pasarelas peatonales que había. "Seguimos incomunicados. No hay opción de salir. El agua lo ha arrancado todo, y el paso tendrá cerca de un metro de agua por encima ahora mismo", asegura Pascual Varón, vecino de este barrio de Olba (Teruel). 

En su caso, la evacuación solo puede hacerse por aire, al quedar impracticables los caminos. "Hablamos ayer con el capitán de la Guardia Civil y la única opción que hay en caso de emergencia es traer un helicóptero", afirma este vecino, quien reclama la construcción de un acceso por pista forestal, para tener una vía de escape en caso de emergencia. "Para nosotros seria importante que se planteara esta medida. Puede ser que tardemos días en salir porque la pista está destrozada, la pasarela no está... La Administración no asume nada, ni responsabilidades ni compromisos, y este barrio tiene unas condiciones muy precarias", subraya este vecino, que debido a una enfermedad crónica necesita oxígeno domiciliario. Según comenta, hasta la fecha no se ha dado el caso de que la Guardia Civil haya tenido que traérselo al domicilio, pero la situación ahora mismo, "tiene mala pinta", puntualiza.

"El río ha bajado mucho, pero sigue estando alto. Antes pasaba los tres metros y medio y ahora está en uno. Hasta que no baje 20 centímetros para pasar con un todoterreno no podríamos salir para cargar el oxígeno", afirma este vecino, que ha hablado ya con la Guardia Civil para que llegado el caso le hagan el favor de acercárselo. "Siempre intento tener, y las veces que me ha hecho falta me lo he traído yo como he podido por la pista: cargando una bombona de 70 kilos a las costillas, haciendo el bruto. Se supone que con esta enfermedad no puedo hacer esfuerzos en crisis pero es lo que toca aquí", lamenta Pascual, quien reclama una solución para este barrio rural de Teruel. "Cuando baje el cauce, espero que el barrio reciba ayudas materiales por parte de la administración para rehacer la pista y el acceso peatonalYa que ha habido este problema, intentemos ayudar para que gente del pueblo (habitual o que viene de vez en cuando) no les toque siempre tirar una mano gratis", sentencia este vecino de Olba. 

Etiquetas
Comentarios