Teruel

teruel

Teruel ha perdido la mitad de su población en un siglo y la caída sigue imparable

Un tercio de sus municipios tienen menos de dos habitantes por kilómetro cuadrado y en 22 pueblos no hay ningún menor de 18 años, lo que hipoteca las opciones de remontar el vuelo.

Áreas escasamente pobladas de España
La Serranía Celtibérica, que engloba a Teruel, Soria, Cuenca y la mayor parte de Guadalajara tiene menos de 8 habitantes por kilómetro cuadrado.
Heraldo de Aragón | Serranía Celtibérica y Teruel Existe

La provincia de Teruel ha perdido en un siglo la mitad de su población, al pasar de los 265.908 habitantes de 1910, su máximo histórico, a los 135.562 de 2018, un 49% menos. En el mismo periodo, España ha pasado de 20.360.306 a 46.659.302 censados, lo que supone un incremento del 129%, más del doble. El desplome demográfico derivado de la emigración y el envejecimiento ha reducido la densidad media provincial de 18 habitantes por kilómetros cuadrado a 9,1, por debajo de los 10 que marcan el límite para que un territorio sea considerado "desierto demográfico".

La tendencia decreciente iniciada en los albores del siglo XX sigue imparable. La pérdida de residentes solo se interrumpió entre 2002 y 2009, coincidiendo con el crecimiento económico derivado del bum inmobiliario. Desde entonces, el retroceso ha seguido imparable con una media de un 1% de recorte poblacional al año.

La pérdida global de efectivos tiene como consecuencia el envejecimiento. Se van los más jóvenes. Según un estudio de Teruel Existe, en 22 municipios turolenses no hay ningún menor de 18 años. Un miembro de esta plataforma ciudadana, Miguel Ángel Fortea, señala que este dato evidencia "que la población activa se hunde. En los pueblos, solo quedan los mayores". Advierte de que decenas de núcleos en los que no se registra ningún nacimiento en décadas tienen "muy pocas posibilidades de desarrollo futuro".

La crisis demográfica ha puesto en marcha distintas iniciativas públicas y privadas para buscar soluciones, las principales de ellas a través de la red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (SSPA, en las siglas inglesas) –liderada por las patronales de Teruel, Cuenca y Soria y los grupos de desarrollo comarcales– y de Serranía Celtibérica. Los estudios y diagnósticos se han sucedido también sin traducirse en medidas prácticas. Las últimas aportaciones han sido la Directriz Especial contra la Despoblación del Gobierno aragonés y el Informe Especial sobre la Situación de Teruel elaborado por el Justicia, Ángel Dolado, que reconoce que la eficacia revitalizadora de los fondos específicos para la provincia, como el Fondo de Inversiones o el Plan Miner, ha sido escasa.

La historiadora Pilar Burillo, experta en análisis demográficos, señala que los territorios por debajo de 9 habitantes por kilómetros cuadrado sufren una "catástrofe demográfica". Sin embargo, Burillo apunta a que estos pésimos datos pueden tener una vertiente positiva porque abren las puertas a que Teruel reciba fondos europeos extra en concepto de 2 área desfavorecida". Según el estudio elaborado por esta investigadora para Serranía Celtibérica, toda la provincia queda englobada en la definición de áreas escasamente pobladas de la UE, las que no superan los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Algunas zonas de sur provincial caen, además, muy por debajo de ese índice. Un tercio de los 236 municipios turolenses tienen menos de dos habitantes por kilómetro cuadrado y 16 no llegan a uno.

Pilar Burillo considera que es imprescindible aplicar a las zonas con menos de 8 habitantes por kilómetro cuadrado ventajas fiscales equivalentes a las que disfrutan las Canarias en concepto de área desfavorecida –en este caso por su insularidad–. A su juicio, el desplome demográfico "se puede revertir", pero es necesario construir las infraestructuras de comunicación básicas, equipar con banda ancha al territorio y, sobre todo, introducir privilegios tributarios, un extremo en el que coinciden Serranía, SSPA y el propio Justicia.

Etiquetas
Comentarios