Teruel

teruel

Un grupo de presos reforesta las afueras de Teruel 

Siete reclusos plantan pinos para mejorar el entorno urbano y escapar de la rutina carcelaria durante unos días.

Reclusos de la cárcel de Teruel durante la plantación de pinos en San Julián
Los reclusos, durante la plantación de pinos en San Julián.
Jorge Escudero

Siete presos de la prisión provincial de Teruel cambiaron este viernes la rutina carcelaria por trabajar como voluntarios en una repoblación de pinos en el barrio de San Julián. Los reclusos, de segundo grado, se dedicaron desde las 09.00 a las 13.00 a plantar árboles para reponer las bajas en una zona reforestada con el programa europeo Life +.

La actividad, que se lleva a cabo desde hace más de una década, permite a los internos que han demostrado buen comportamiento salir durante una semana para hacer trabajos de replantación en las afueras de la capital y de sus pedanías.

El director de la cárcel y concejal de Medio Ambiente, Julio Esteban, explicó que la actividad se encuadra en las medidas destinadas a favorecer la reinserción de los presos por un lado y, por otro, beneficia a la ciudad. Esteban señaló que al cabo de una década de salidas resulta "gratificante" ver como las primeras plantaciones se han consolidado y contribuyen a un paisaje más vegetal en torno a la ciudad.

Los reclusos han plantado 1.200 pinos durante siete días y este sábado completarán la campaña de 2019 con trabajos silvícolas en parcelas reforestadas con el Life +. Esteban explicó que la actividad parte de la Junta de Tratamiento de la cárcel y debe recibir el visto bueno de la Dirección General de Prisiones. El número de solicitudes de presos interesados cuadruplica el de plazas disponibles.

Uno de los participantes en la salida de este viernes, Carlos Vallés, de Castellón, explicó que pidió participar en la plantación para contribuir a que haya "más arbolado y más verdor en torno a la ciudad". El recluso, al que le quedan tres meses para cumplir su condena, explicó que también se apuntó voluntario "para salir de la rutina y respirar el aire del campo". Añadió que la plantación de árboles le permite "estar con gente" fuera de los muros de la cárcel. A su juicio, esta actividad le ayudará a volver a "integrarse en la sociedad" cuando cumpla su pena.

Los siete reclusos del programa trabajaron durante la mañana con herramientas y cubos de agua supervisados por el director de la cárcel. Julio Esteban explicó que desde la cárcel se colabora en otras actividades ciudadanas, como la prevista participación de cuatro internos como costaleros en las próximas procesiones de Semana Santa.

Etiquetas
Comentarios